Julio Nieto, escultor, explica la desaparición de los brazos de una de sus esculturas.
VOLVER A MULTIMEDIA DESCARGAR SUSCRIBIRSE

MULTIMEDIA > Buenos días, Canarias