Y llegaron las terrazas

Arrancó la Fase 1 en tres de nuestras islas mientras el resto disfrutan de los horarios de salida y deporte.

Coronavirus (Covid-19) - 5/4/2020 Michel Quintana
Michel Quintana/ Redacción Televisión Canaria
51 días mirando a esta playa con la envidia de quien está a salvo y cuando eso parece un ventaja descubrimos que su enfermedad son estas calles vacías. No les salen la cuentas a los gracioseros y alguno no piensa hasta finales de Junio para abrir.

A saber en que fase estaremos en esa fecha y cuando estas sillas serán ese codiciado objeto de deseo que si son ya en islas como La Gomera. Se convirtieron en el lugar perfecto para estar y perfecto les debió parecer ese rato a todos lo que pudieron disfrutarlo. Otros, sin embargo, calcularon que el 50% de una terraza no son la mitad de gastos, especialmente, si les siguen cobrando el 100% de los impuestos.

En definitiva, tres islas canarias que han dado un paso por delante al de otros territorio nacionales. Ha sido un paso al futuro que es donde parecen estar ahora las peluquerías, esas inesperadas protagonistas de este lunes de desescalada, que llego con ilusión y alivio para muchos.

Porque es un alivio, sin duda, correr, estirar el mundo o balancearse en espera de que nada pase más que una ola.

Pero no olvidemos ahora que nos empieza a dar el aire que no hay plan b, y que todos somos responsables del éxito o fracaso que logremos. Así que cojamos esas mascarillas, aceptemos que las sonrisas vamos a tener que imaginarlas por un tiempo.

Vale la pena escuchando a quien acaba de salir de lo peor de este virus diciendo que le han dado la vida que faltaba. Se la dieron, no lo olvidemos, los que le curaron y también los que evitaron más contagios. No dejemos, eso si, que cuando mejora la salud, la vida se nos vaya entre cajas de comida. Porque hay mucha gente que necesita alimentos. Su necesidad esperemos que esté a punto de acabar. Es lo que deseamos.
Y mientras ya podemos escapar de casa. Aunque sea por un tiempo dejar de hacer malabarismos en su interior. No olvidemos que necesitamos contagiar sonrisas.

"Sabes, hace tiempo que no hablamos" dice la canción... Y aunque no hablemos, y aunque no las veamos, las sonrisas seguro que se contagian. No las olvidemos porque detrás de todos esos plásticos que nos convierten en otros debemos seguir practicando ese hermoso ejercicio de sonreír.