JUICIO DEL "PROCÉS"

Vila: "Lo que ocurrió en Cataluña es impropio de una sociedad avanzada"

El exconseller de Empresa Santi Vila abre la ronda de declaraciones de este jueves en el Tribunal Supremo en el juicio del "procés".

España - 21/02/2019 EFE
Santi Vila durante su declaración en el Tribunal Supremo (imagen Europa Press). Santi Vila durante su declaración en el Tribunal Supremo (imagen Europa Press).
El conseller de Empresa Santi Vila ha admitido este jueves que "lo que ocurrió en Cataluña es impropio de una sociedad avanzada y moderna", por lo que cree que se tendrían que "haber hecho las cosas de forma muy distinta" y así se habría evitado el juicio por el "procés".

En respuesta a la abogada del Estado, Rosa María Seaone, Vila ha afirmado que es "evidente" que si se pudiera volver atrás "se habrían hecho las cosas de forma muy distinta", algo de lo que cree también están convencidos "los españoles de buena fe".

"Si fuera ahora, igual haríamos las cosas de otra manera y habríamos encauzado el conflicto de otra manera", ha redundado Vila, que cree que de esa forma se habría podido evitar que los miembros del Govern se sienten ahora ante el Tribunal Supremo.

El exconseller, que afronta siete años de cárcel por desobediencia y malversación, se ha mostrado convencido de que, "al final, la solución en Cataluña pasará por que los catalanes puedan votar".

"Votar sobre el autogobierno, sobre cómo mejorar el autogobierno. ¿Sobre la soberanía no? Bueno, ya veremos", ha señalado Vila, que cree que es una "obligación política encauzar" la reivindicación "cívica y persistente" de más de dos millones de ciudadanos.

Tras revelar que el Govern apostó por seguir adelante con el referéndum "en términos de mal menor", Vila ha advertido de que, si no hubiera sido por las actuaciones policiales "desproporcionadas e innecesarias", seguramente "no habría ido a votar tanta gente".

En ese sentido, ha lamentado que actuación del Gobierno para impedir el 1-O fuera "algo tan poco acorde con un Estado democrático y moderno como es España".

Santi Vila, que dimitió la víspera a la DUI, ha reconocido que tras el 1-O hubo "discrepancia de interpretaciones" en el Govern de Carles Puigdemont sobre lo que se debía hacer, y ha señalado que él consideró que "era la obligación del Gobierno ser el Gobierno de todos", incluso de quienes se quedaron en casa.

En su declaración ante el Tribunal Supremo en el juicio del "procés", Vila ha señalado que mientras "algunos" interpretaron el 1-O como "un referéndum" que "los obligaba e interpelaba", otros, él incluido, estaban "convencidos" de que fue "una movilización muy importante" de más de dos millones de personas a favor de la independencia, "pero también de dos millones y medio de catalanes" que se quedaron en casa.

Vila ha sostenido este jueves que la consulta del 1-O "muta claramente a una gran movilización política", una vez fue suspendida por el Tribunal Constitucional, por lo que él "nunca más" lo reconoció como un referéndum.

En respuesta al fiscal del Tribunal Supremo Fidel Cadena, Vila ha asegurado tener la "convicción" de que ni él ni sus compañeros tomaron decisión alguna relacionada con el 1-O después de que se suspendiera y ha apuntado que el referéndum fue fruto de una "lógica gubernamental" con la que el Govern pretendía "tensar la cuerda, pero que no se rompiera", para negociar con el Gobierno.

Según el exconseller, una vez el Constitucional suspendió el 1-O, "cae inmediatamente la Sindicatura Electoral", con lo que la consulta convocada por el Govern "muta claramente de referéndum a gran movilización política" que, ha precisado, "personalmente yo ya nunca más reconocí como referéndum".