Memoria 2019 de Unicef España

Uno de cada tres niños españoles vive en una pobreza relativa agravada con la pandemia

"Ser niño pobre en España es que se te rompan las gafas y no tengas dinero para comprar otras o no poder ir de vacaciones", porque los niños españoles no tienen problemas de vacunación como en otros países.

España - 7/21/2020 EFE
Dos niñas en un comedor escolar. (INTERNET) Dos niñas en un comedor escolar. (INTERNET)
"Ser niño pobre en España es que se te rompan las gafas y no tengas dinero para comprar otras o no poder ir de vacaciones", una situación que afecta a uno de cada tres niños que viven en situación de pobreza relativa y que se ha agravado con la pandemia, según el director de Unicef, Javier Martos.

Durante la presentación de la Memoria 2019, el presidente de Unicef España, Gustavo Suárez Pertierra, ha explicado que los niños españoles no tienen problemas de vacunación como en otros países donde se han paralizado para poder atender la urgencia generada por la COVID-19, pero sí les ha afectado mucho en ámbito educativo.

"El cierre de los colegios ha dejado fuera del sistema a una gran cantidad de hogares españoles que no disponen de acceso a redes; en los hogares y grupos más vulnerables hemos entregado ordenadores y tabletas, sobre todo en los centros de acogida" de menores.

La Memoria 2019 presentada este martes por la organización de defensa de la infancia, que ha intervenido en 281 crisis humanitarias de 96 países, rinde cuentas sobre las principales acciones del Comité Español e internacional llevadas a cabo para mejorar la vida de millones de niños y jóvenes gracias al compromiso de miles de personas y entidades públicas y privadas.

Los ingresos del Comité Español superaron los 98 millones de euros, de los que el 68,1 % correspondieron a cuotas de socios, el 23,8 % a otros ingresos privados y financiación de Unicef internacional; y el 8,1 % a administraciones públicas.

Sirvieron para que Unicef España ampliara su red de apoyo a la infancia de nuestro país: 109 colegios de los 5.038 comprometidos con UNICEF se han convertido en Centros Referentes en Educación en Derechos de Infancia y Ciudadanía Global.

Además, ha suscrito en las 17 comunidades autónomas pactos por la infancia y 12.328 niños y niñas forman parte de consejos de participación infantil y adolescente en las 277 Ciudades Amigas de la Infancia de España.

Pero Unicef España ha contribuido también a que se les haya suministrado vacunas a casi la mitad de los niños y niñas del mundo y a salvar de una muerte segura por desnutrición a más de 4 millones de menores a lo largo de 2019.

"Existe el riesgo de perder 10 años de avances en supervivencia niños", ha alertado Martos, quien ha destacado la importancia del apoyo global en estos momentos tan complicados.

Gracias a esa aportación, en 2019 recibieron ayuda económica 51 millones de niños para salir de la pobreza, 17 millones apoyo educativo y 39,1 millones de menores y sus familias agua potable en crisis humanitarias.

Además, han podido ser evitados 5,7 millones de matrimonios infantiles, ha apoyado a 14.400 ex niños y niñas soldado para integrarse en la sociedad y se ha facilitado el acceso a servicios de salud mental y apoyo psicosocial a 3,7 millones.

En la presentación, Juan Haro ha explicado desde Níger que "una vacuna, un menú escolar o una letrina puede salvar vidas, necesitamos ser solidarios a nivel global y con la covid todos hemos entendido mejor que las vacunas son lo más valioso del mundo".

Para el director de Unicef, en España se está entendido el problema de la pobreza infantil, como demuestra la aprobación del ingreso y se trabaja por una prestación por hijo a cargo, "para revertir la situación que es estar en la cola de los países de la UE en pobreza infantil".