ECONOMÍA/TURISMO

Trabajadores del hotel Oliva Beach exigen la intervención urgente de Ángel Víctor Torres

Los trabajadores lo convocan de forma formal a una reunión en la que también estarán presente la dirección de la empresa y los trabajadores afectados ante la amenaza de cierre que pesa sobre el establecimiento.

Canarias - 8/12/2019 Redacción TelevisiónCanaria/EFE
Los 400 trabajadores afectados por el posible ERE anunciado por la cadena RIU en su hotel Oliva Beach de Corralejo, han anunciado este lunes movilizaciones para evitar un cierre que amenaza el empleo de centenares de familias.

Sindicatos y trabajadores han anunciado una manifestación para el próximo 23 de agosto y han pedido la intervención urgente del Presidente del gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, después de que la empresa haya anunciado un Expediente de Regulación de Empleo si el Ministerio para la Transición Ecológica no otorgada la licencia solicitada por RIU para la renovación del hotel.

Los representantes de los trabajadores han convocado, de forma formal, al presidente canario a una reunión el próximo martes en la que también esté presente la dirección de la empresa, los sindicatos afectados y el representante de la plataforma Salvar el Oliva Beach.

La cadena hotelera RIU comunicó un posible Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con carácter inmediato con el argumento de la disminución de ingresos en los últimos trimestres.

La empresa espera desde hace año y medio por la autorización del Gobierno de España para poder llevar a cabo la remodelación del hotel, cuyo proyecto se presentó en diciembre de 2017.

El secretario general de la Federación de Hostelería y Comercio de la Unión General de Trabajadores (UGT), Juan Cabrera, ha anunciado en rueda de prensa las acciones y movilizaciones reivindicativas programadas para defender los 400 puestos de trabajo que podrían verse afectados por el ERE.

Juan Cabrera ha adelantado una concentración para el próximo 23 de agosto en la localidad de Corralejo, "ya que es la principal afectada por esta situación".

A su juicio, "hay muchos intereses económicos en el municipio" y ha insistido en que el Oliva Beach es "un hotel que mueve mucho dinero y se está ante una situación que afecta al municipio y a toda la isla".

Por su parte, el presidente de la Plataforma Salvar el Oliva Beach, Adrián Fernández, ha asegurado que quien puede parar la convocatoria es el "Gobierno canario, el mismo que está en Madrid, viniendo a darnos una explicación de lo que está pasando y una solución".

Ha recordado que desde abril la empresa les comunicó que "no llegaba la licencia para poder reformar el hotel, con lo cual nos vemos en la preocupación de que tenemos un ERE si no se empieza a renovar en noviembre".

Asimismo, ha reconocido la ayuda de las autoridades de la isla, pero echa en falta la contestación desde Madrid y "tenemos claro que no es un conflicto laboral, sino político administrativo, con lo cual, quien nos representa en España, con este Gobierno de transición, es quien tiene que dar solución para no perder los puestos de trabajo".

El representante de Intersindical Canaria, Juan Manuel Gutiérrez, ha asegurado que el único que puede paralizar la manifestación, así como los posibles actos que vengan después es "el presidente del Gobierno de Canarias".

Para el sindicalista, la pelota está en el techo de Torres y ha dejado claro que "no vamos a consentir una disputa entre administraciones porque en todas ellas está el Partido Socialista, tanto en el Cabildo como Gobierno regional y estatal".

"No queremos ser utilizados ni por la empresa ni que nadie incumpla la ley y menos la administración, pero sí que haya claridad y trasparencia y que se dé agilidad al expediente del proyecto de remodelación", ha manifestado.

Por último, Gutiérrez ha pedido al presidente canario que "ponga la cabeza en este problema en vez de estar mirando las estrellas con el observatorio palmero porque aquí hay tantos puestos de trabajo como los que hay en La Palma".