COMPARECENCIA PARLAMENTARIA

Torres: "El incendio de Gran Canaria fue grave, pero pudo ser catastrófico"

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, informó en el Parlamento de Canarias de los incendios acaecidos en Gran Canaria el pasado mes de agosto.

Canarias - 9/10/2019 EFE/Redacción Televisión Canaria
Informa: Eva Trujillo.
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha afirmado este martes que el tercer incendio que se declaró en Gran Canaria en agosto "fue grave, pero pudo ser absolutamente catastrófico", circunstancia que precisó que se destinara el mayor número de medios aéreos que nunca antes habían trabajado en Canarias, 18, de ellos, 11 con base en las islas.

Torres ha comparecido a petición propia para informar de los incendios acaecidos en Gran Canaria ante el pleno del Parlamento, donde ha abogado por que Canarias disponga de todos los medios aéreos "que podamos tener" y que estén de acuerdo a parámetros objetivos.

El presidente de Canarias ha indicado que las ayudas para los afectados por los tres incendios llegarán "pronto" y, si no es así, el Ejecutivo canario las va a reivindicar, ha resaltado Torres, quien ha hecho un resumen ante los diputados de los incendios forestales declarados en Artenara, Telde y Valleseco.

Estos tres incendios son, en su conjunto, los más graves en los últimos 12 años y el primero, el de Artenara; y el tercero, el de Valleseco, están considerados como "grandes incendios forestales" por su dificultad para ser controlados por "personas anónimas" que lograron "salvar Gran Canaria", ha reconocido el presidente.

"Toda Canarias sintió como el alma se le encogía y prácticamente hasta hoy dura el susto de lo que pudo haber sido", ha manifestado Torres, quien ha informado de que en los incendios de Gran Canaria se registraron dos pyrocumulus, conocidos como nubes de fuego, fenómeno que anteriormente solo se había producido en una ocasión en las islas.

Según ha explicado, los pyrocumulus son un tipo de nube vertical de varios kilómetros que, si se dan ciertos condicionantes "extraordinarios", se pueden producir por fuego y caer sobre el mismo incendio, como sucedió por "suerte natural" en Gran Canaria, o expandirse hacia zonas colindantes, lo que suponía "un gran riesgo".

Asimismo, el presidente ha precisado que uno de los momentos más críticos tuvo lugar la tarde noche del 19 de agosto, cuando los vientos alisios amenazaban con empujar las llamas hacia Tasarte, Tasartico, Tunte y La Aldea.

Esa noche los equipos contraincendios recorrieron "punto a punto" todos los focos del fuego y a las 6.30 de la mañana el jefe de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, Federico Grillo, informó al Gobierno de que el incendio no había sobrepasado los muros de la reserva natural de Inagua, noticia que generó en el presidente "lágrimas de alegría", según ha admitido él mismo.

Otro de los días "más graves" fue la noche del 11 al 12 de agosto, cuando a las 1:43 de la mañana desalojaron Tejeda y Artenara debido a que el fuego se introdujo en el barranco de Tejeda aunque, "por suerte", la naturaleza "ahogó" a las llamas y no llegaron al casco de Tejeda, ha rememorado.

El presidente también ha recordado que los incendios provocaron la evacuación de 10.000 personas de 10 de los 21 municipios que hay en la isla, pues el objetivo principal que se logró era "salvar vidas" pese a su dificultad por la dispersión de la población.

"Se trabajó con esfuerzo, sudor y lágrimas", ha aseverado el presidente, quien ha señalado que, en ocasiones, "ni con todos los medio se podía contener avance" del fuego y, por ello, en un momento dado, Torres, en declaraciones a los medios de comunicación, dijo que el incendio "estaba ganándonos".

Uno de los principales escollos para los efectivos contraincendios fueron las condiciones meteorológicas, ha apuntado el presidente, pues llegaron a registrarse más de 30 grados -se alcanzaron los 45 grados-, una humedad por debajo del 30% y vientos por encima de 30 kilómetros por hora, lo que configuraba "la tormenta perfecta".

En estas circunstancias, los medios aéreos descargaron millones de litros de agua y se utilizaron retardantes para que el efecto del agua fuera mayor y así lograr controlar el 27 de agosto el tercer incendio, que "no está extinguido y aún tardará tiempo".

En cuanto a los efectos del incendio, ha celebrado que ninguna persona haya perdido la vida, aunque el daño ambiental "es altísimo y grave", pues el 30% del parque natural de Tamadaba está afectado, así como 15 viviendas y 2.000 hectáreas de cultivo.

Por ello, ha abogado por recuperar el campo para que así "los incendios se puedan contener" aunque no evitar, ha detallado Torres, quien ha contado que durante los días en los que los incendios avanzaron sin control recibió llamadas del rey y de todos los líderes políticos.

En la misma sesión parlamentaria, el diputado de CC Pablo Rodríguez, para quien "es justo" reconocer los esfuerzos de los anteriores ejecutivos de CC por luchar contra los incendios, ha exigido al Gobierno más medios aéreos y se ha preguntado cuándo el Consejo de Ministros aprobará las ayudas para los afectados por las llamas en Gran Canaria.

Rodríguez ha informado de que, según el Istac, en Gran Canaria, en el periodo 2005-2015 se produjeron el 42% de los incendios registrados en Canarias, lo que supone un total de 600 incendios en esa isla.

A su juicio, estos datos demuestran que las medidas preventivas "ya no funcionan", en parte, porque "el campo ya no es el que era", de ahí la necesidad de llevar una labor de prevención adaptada a estos tiempos, ha agregado el nacionalista, partidario de educar en una mayor conciencia medioambiental y en consumir productos locales.

La diputada del PP Australia Navarro ha opinado que la "terrible tragedia" que tuvo lugar en Gran Canaria produjo una respuesta que "pocas veces" se ha visto en Canarias para luchar contra el fuego desde el suelo y aire y ha insistido en la ampliación de la prisión permanente revisable para quienes ocasionen incendios.

Navarro ha propuesto seis medidas preventivas. como ordenar el combustible, mejorar el estado de las pistas forestales, mantener los corta fuegos en condiciones optimas, obtener nacionales para desertificación, precintar zonas recreativas cuando sea necesario y fomentar la restauración hidrológico forestal.

El diputado de Nueva Canarias Luis Campos ha lamentado que los incendios del pasado mes de agosto son "una de las mayores tragedias medioambientales" que se ha producido en Gran Canaria de las últimas décadas, al tiempo que ha aplaudido la transparencia informativa con la que el Gobierno ha afrontado el suceso.

Estos incendios son para Campos una "enorme oportunidad" para "afrontar el reto del cambio climático" y revelan la necesidad de implantar nuevas medidas que ahonden en la prevención y eviten la erosión del suelo.

El diputado de Sí Podemos Canarias Manuel Marrero ha felicitado al Gobierno por estar "a la altura de las circunstancias" y ha abogado por analizar qué no se ha hecho bien en la sociedad canaria para evitar este tipo de catástrofes "en la medida de lo posible" y señalar los aciertos para consolidarlos.

Ha recordado que hace 60 años la población que se dedicaba al sector primario rondaba el 54% y ahora representa el 2,5%, por lo que, ha agregado, es necesario promocionar este sector, la economía circular real y cuidar y atender los medios públicos de medianías y cumbres.

El diputado de la Agrupación Socialista Gomera (ASG) Casimiro Curbelo también ha valorado que Torres haya estado "a la altura de lo que cualquier canario esperaba del presidente del Gobierno y ha defendido la necesidad de disponer de más helicópteros Kamov, ya que es "un arma potente" para luchar contra el fuego y llegar a cualquier conato.