CRÍTICA DE "VOLVER A NACER"

Tavi Gallart: diversión, inteligencia y ternura para tiempos de incertidumbre

La artista Tavi Gallart vuelve a Tenerife, dónde vivió durante años, para ofrecer un espectáculo lleno de inteligencia, feminismo, amor y, sobre todo, mucho humor.

Cultura - 7/26/2020 Benjamín Santana
La artista Tavi Gallart, actualmente de gira con La artista Tavi Gallart, actualmente de gira con "Volver a nacer. Una gira mochilera"
Con la experiencia de los años puedo decir que asistir a un buen espectáculo nocturno de transformistas es, dígamoslo finamente, complicado. Muchas aspirantes a conquistar al público nocturno confían todo en el físico y sus vestidos o en su capacidad para replicar, a través del "playback", la magia de los grandes iconos gay. Es muy digno, pero no es lo mío. Encontrar reinas de la noche que entiendan como hacer algo original y divertido, es una tarea titánica. Cuando surge la magia, me rindo a sus pies.

Desde que la conocí en El Galeón, en Tenerife, Tavi Gallart se presentaba ya con formas que la separaban del resto. Primero, lo más importante pero curiosamente ha sido ella quien me ha empujado a verlo, porque nunca la he conocido como alguien diferente a Tavi Gallart. Nunca la he visto transformada o travestida en alguien que no fuera ella. Por lo menos yo, que la he visto menos de lo que quisiera. Para mí siempre ha sido Tavi. Por eso, es cierto, es más correcto considerarla como una artista del cabaré.

Una artista con una educación maravillosa, que te recibe dándote las buenas noches en la puerta e insinuando con su mirada que ella , y la velada, sería especial. Destaca también por su humor, muy bien hilvanado, picante lo justo, pegado a la actualidad, que se aleja del tópico pero sin olvidarse de dónde está, que igual te habla de lo divertido del carnaval chicharrero, sonroja con alguna barbaridad al insensato que intenta escaparse del local o le saca punta a los últimos tejemanejes en el ayuntamiento.

Esta es su carta de presentación: "Soy Tavi Gallart y nací en Sagunto, Valencia en 1975. Me formé en música, teatro y danza desde la infancia y trabajo en el teatro desde muy joven; teatro de calle, teatro musical, zarzuela y cabaré son algunos de los géneros en los que he trabajado. En los últimos años he producido espectáculos de creación propia creando para ellos los textos, la música y la puesta en escena. Títulos como “Un maricón como Dios manda” o “Tavi Gallart y la Mambo Swing orquesta”. En plena pandemia y tras un desarme emocional surge la idea de este Espectáculo “Volver a Nacer, una gira mochilera”.

A su saber estar y su gracia hay que sumar su control del saxofón. Una cabaretera divertida, que compone, canta, escribe sus propios espectáculos y además toca el saxófon. Esto, señores, es talento.

En su anterior visita, y acompañada de una amiga estupenda, Supremme de Luxe, Tavi nos invitió a un viaje nostálgico a través de la música a través de Retromanía. Fue otra noche mágica de cabaré y risas para los que amamos la música en directo y el buen humor. Una maravilla.

Pero, como los grandes artistas, Tavi se ha crecido. Se ha venido arriba. Ha hecho falta una pandemia y la interrupción total de su trabajo e ingresos, y seguramente algo más, para sacar a la artista completa, a la que habla de su vida y penurias, la que se atreve con canciones propias, la que defiende a muerte su credo libertario y sabe que es ahora o nunca. Tavi Gallart no engaña con el nombre de su gira, "Volver a nacer", para reecontrarse con sus amigos de siempre, asegura, pero en realidad es la excusa para que disfrutemos de todo su talento, de la nueva y definitiva Tavi. Es original, picante, inteligente, única... pura luz.

"En esta ocasión soy yo la que visita lugares para reencontrarme con personas que son importantes para mí y conocer a otras que entren en sintonía con este renacimiento y con la única intención de mirar al pasado para comprobar lo mucho que he evolucionado, desprendiéndome de pertenencias materiales y despojándome de identidades impuestas no sentidas. Es un espectáculo dedicado al amor y al respeto por la diversidad" me asegura. Y, tras la suerte de verlo, es lo que hemos encontrado.

Tavi Gallart ha salido al ruedo a desnudarse, a ser crítica con los intolerantes, a defender las opiniones diferentes e inclusivas, a defender su estilo de vida, sus decisiones, a contarnos cómo está sobreviviendo en esta época tan incierta, tan despectiva con sus artistas, con el teatro, con la música. "Antes, cuando me faltaba dinero, yo cogía mi saxo y me iba al metro. Con el confinamiento no podía hacer ni eso". Es un espectáculo comprometido, necesario, muy pero que muy divertido, que se te hace corto y que destila amor. Mucho amor. A sus amigos, seguro, pero también a su vida, a lo que ha decidido ser, a los extraños que quieran compartirla con ella, a la vida en general. Si no te conmueve, si no te ríes, si no compartes ese credo, ella lo tiene claro: la rara, eres tú.