San José de Anchieta, protagonista en Roma

Alrededor de mil personas se dieron cita en la misa de acción de gracias presidida este jueves por el papa Francisco en la iglesia romana de san Ignacio.

Sociedad - 4/24/2014 Redacción TelevisiónCanaria
El Papa Francisco presidió este jueves en la iglesia de san Ignacio, en Roma, la misa de acción de gracias por san José de Anchieta, el segundo canario elevado a los altares. Una ceremonia de especial significado puesto que se celebraba en la iglesia principal de los Jesuítas, orden a la que pertenecía el santo canario, y de la que forma parte el propio papa Francisco.

Alrededor de 1.000 personas asistieron a la Eucaristía, celebrada en portugués, y en la que el papa leyó su homilía en castellano. Los obispos de las diócesis canarias ocuparon lugares destacados entre los celebrantes y dos personas a la Diócesis Nivariense leyeron dos peticiones de la oración de los fieles.

El papa Francisco elogió al jesuita tinerfeño por "no temer a la alegría", y por su importante labor evangelizadora en el continente americano. El propio Francisco fue quien, el 3 de abril, firmó el decreto para subir a los altares a José de Anchieta (1534-1597) gracias a la llamada "canonización equivalente", es decir sin necesidad de milagros y por el reconocimiento del fervor popular.

El santo, nacido en San Cristóbal de La Laguna (Tenerife) es conocido como el Apóstol de Brasil por su labor evangelizadora y humanitaria en este país y es venerado especialmente en Sao Paulo, la mayor ciudad brasileña y de la que fue uno de sus fundadores.

En la ceremonia estuvieron presentes autoridades, fieles y religiosos tanto de España como de Brasil. Una ochenta personas, encabezadas por los dos obispos de Canarias, Bernardo Álvarez (Tenerife) y Francisco Cases (Gran Canaria), se trasladaron desde las islas con motivo del acto. El presidente del Gobierno regional, Paulino Rivero; el ministro de Industria, José Manuel Soria; el del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso; y el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, entre otros, estuvieron presentes en la misa.

En representación del Gobierno de Brasil acudió el vicepresidente, Michel Temer, y varios miembros del clero.

Roma se encuentra estos días "tomada" por miles de fieles, turistas y peregrinos que han llegado a la ciudad para presenciar el próximo domingo las canonizaciones de los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II.