Sergio Santana fue el primer paciente del mundo en el que se implantó este sistema.

Recupera el equilibrio y la audición con electrodos

El Hospital Universitario Insular-Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria con grupos de ingeniería de la ULPGC, del Servicio Canario de Salud y colaboradores internacionales desarrollado una nueva tecnología única en el mundo.

Canarias - 10/15/2020 EFE
El Hospital Universitario Insular-Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria ha desarrollado una nueva tecnología que permite recuperar el equilibrio y la audición a aquellos pacientes que presentan alguna alteración en el sistema vestibular.

El problema para el que se buscaba una solución es la falta de función del órgano del equilibrio en los dos oídos, que puede verse afectado por otra enfermedad y que, además, se va perdiendo con la edad, ha explicado este jueves el jefe de servicio de Otorrinolaringología del centro hospitalario, Ángel Ramos, quien ha estado acompañado por el primer paciente implantado, Sergio Santana.

Esta complicación la padecen en el mundo alrededor de 400 millones de personas, de las cuales la mitad son ancianos, y supone el 75 % de las caídas de las personas mayores con fracturas en extremidades, por lo que es “extremadamente grave y costoso”, ha destacado Ramos.

El implante cuenta con un sistema que tiene dos electrodos fundamentales, uno ligeramente redondeado que se adapta al oído interno y otro recto que va al órgano del equilibrio. Además, dispone de un tercer electrodo que actúa como toma tierra.

Con él se ha logrado estimular por un lado el caracol para que el paciente oyera y, por otro lado, el órgano otolítico, el que controla la gravedad del equilibrio.

Se prevé que esta tecnología, que ha sido creada por materiales como titanio y silicona, dure toda la vida del paciente.

En la actualidad, el proyecto se encuentra en la fase 2, en la que otros centros hospitalarios comenzarán a probar el implante en sus pacientes.

De hecho, la Agencia Española de Medicamentos ya ha aprobado su uso en investigación en dos centros nacionales, en el Hospital Universitario Insular-Materno Infantil de la capital grancanaria y en la Clínica de Navarra.

También varios centros hospitalarios de Europa participarán en este nuevo desarrollo.

La fase 0 de este sistema consistió en “conocer el problema”, lo que supuso un estudio de varios años de anatomía, fisiología y estudios de bases estructurales, entre otros aspectos, mientras que en la fase 1 del proyecto se incluyó a tres pacientes que han sido controlados durante dos años.

Sergio Santana fue el primer paciente del mundo en el que se implantó este sistema, después de que en 2016 una meningitis le dejase sordo e incapaz de andar sin ayuda humana o de un bastón, ha detallado el jefe de Otorrinolaringología del hospital.

El paciente ha asegurado que desde que le colocaron y le activaron el implante pudo notar la mejora del equilibrio y la audición, lo que le ha vuelto a brindar la posibilidad de andar o de subir solo a la guagua, sin necesidad de que le acompañen.

“Puedo tener una vida normal”, ha celebrado.

Las conclusiones derivadas de este estudio son que con este implante vestibular “es posible recuperar el equilibrio y la audición”, además de que los pacientes lo utilizan todo el día y “no se han encontrado aún complicaciones a dos años de seguimiento”, ha apuntado Ramos.

“Hubo un sistema previo desarrollado en Washington que ha tenido muchos problemas”, ha añadido.

La creación de esta tecnología se ha llevado a cabo con la colaboración de grupos de ingeniería de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y grupos de trabajo del Servicio Canario de Salud, así como colaboradores internacionales de Bélgica, Italia y otros países, la Universidad de Melbourne o la de Toronto.

El desarrollo de este sistema “habría sido imposible sin el apoyo financiero de la Unión Europea”, ha dicho Ramos, quien ha instado a las administraciones públicas a seguir colaborando con las investigaciones, que continúan activas pese a la situación generada por la pandemia de covid-19.