Búsqueda de Juana Ramos

Reanudan la búsqueda de Juana Ramos en el norte de Gran Canaria

El dispositivo de búsqueda ha establecido su campamento en las proximidades del Cenobio de Valerón, en el municipio de Santa María de Guía, con más de 100 efectivos.

Canarias - 2/23/2021 Redacción Televisión Canaria
La búsqueda de Juana Ramos, la mujer que desapareció en 2016 en Gran Canaria, vuelve a reanudarse este martes en la zona norte de Gran Canaria, en los municipios de Arucas, Moya y Santa María de Guía.

Más de 100 agentes iniciaron este lunes los rastreos en barrancos y en la zona de la costa del norte de la isla. El campamento base se ha establecido en torno al Cenobio de Valerón, en Santa María de Guía, próximo al puente de Silva, donde comenzaron los rastreos en busca de algún indicio sobre la desaparición de Juana.

Los efectivos que participan en el dispositivo pertenecen a diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, como la Unidad Militar de Emergencia (UME) o efectivos e la Policía Nacional. El primer día de la reanudación de la búsqueda de Juana Ramos estuvo presente también la jueza que lleva el caso.

Aunque no es la primera vez que se rastrea la zona norte de la isla en busca de Juana Ramos, en esta ocasión la previsión es buscar en zonas que antes nunca habían sido rastreadas.

Las labores de búsqueda cuentan con la última tecnología, como drones de última generación para explorar sitios donde no alcanza la vista.

Los efectivos desplegados este martes están intensificando la búsqueda en el entorno del Cenobio de Valerón.

Único sospechoso

Según la familia de la desaparecida, desde el principio se sospechó de su expareja, Miguel Ramos. El detenido fue la última persona que vio a Juana y tras su detención, la Policía Nacional procedió a rastrear su vivienda y una finca propiedad de su familia en Moya.

La familia descartó una desaparición voluntaria ya que no se llevó el coche ni enseres personales, tenía buena relación con su entorno familiar y se encontraba en buen estado de salud.

Miguel Ángel R., está en libertad, porque la instructora del caso ha reconocido en sus últimos autos que no tiene suficientes razones legales para ordenar su ingreso en prisión preventiva.

Pese a ello, la juez ha sido muy clara respecto a las sospechas que tiene sobre el papel jugado por la expareja de Ramos.

A su juicio, no hay «ninguna duda de que la señora Juana Ramos no desaparició de forma voluntaria» y tampoco de que Miguel Ángel R. «conoce todos los detalles de esa noche en la que desapareció y dónde se encuentra actualmente su cuerpo».

De hecho, en su último auto con difusión pública, del pasado mes de septiembre, reprochaba a Miguel Ángel R. que con su silencio esté «produciendo el mayor dolor que se puede causar a una familia, que es acostarse cada noche desconociendo en qué condiciones desapareció su madre e hija, qué fue lo que ocurrió y dónde se encuentra actualmente».

El de Juana Ramos, vecina del barrio de La Paterna de Las Palmas de Gran Canaria, es un caso de presunto asesinato machista que se topa con la dificultad de que no se ha hallado el cuerpo de la víctima.