EL TERRENO ES DE UNA DUREZA EXTREMA

Realizan una tercera microvoladura en el túnel horizontal para llegar a Julen

Hasta el momento se ha logrado avanzar hasta los dos metros y medio, de los casio cuatro que son necesarios.

España - 1/25/2019 EFE/Redacción Televisión Canaria
Informa: Marta Rodríguez Díaz.
La excavación de la galería horizontal para llegar hasta Julen, el niño de 2 años que cayó el pasado 13 de enero a un pozo en Totalán (Málaga), ha avanzado hasta los dos metros y medio, de los casi cuatro necesarios, tras la tercera microvoladura controlada que se ha realizado esta mañana.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Málaga han informado de que continúa el trabajo de los mineros, hasta el momento sin necesidad de volver a utilizar explosivos.

El helicóptero de la Guardia Civil que permanecía estacionado en la zona ha volado hasta Sevilla para recoger más material xplosivo y garantizar que en ningún momento el equipo se quede sin provisión de este material, y ya ha regresado al lugar

Extrema dureza del terreno

La extrema dureza del terreno ha obligado a los especialistas a hacer una tercera microvoladura controlada en la galería horizontal que se está abriendo para llegar hasta el lugar donde se cree que está Julen.

Jorge Martín, portavoz de la Guardia Civil, ha explicado en una comparecencia ante los medios que se están presentando "muchas complicaciones" en el terreno, "que es el mismo que en el túnel vertical y se plantean los mismos problemas".

Cada microvoladura supone un proceso de más de dos horas, ya que primero dos mineros descienden hasta el punto donde se construye el túnel horizontal y perforan en la roca varios agujeros en los que después se introducirán las cargas explosivas.

A continuación, los mineros ascienden a la superficie y son relevados por dos guardias civiles del Servicio de Montaña, especialistas en espeleología y microvoladuras, que descienden e introducen las cargas explosivas en los orificios.

Después, con todo el personal en la superficie, se detonan las cargas, que han sido previamente preparadas por los técnicos en desactivación de explosivos (TEDAX) de la Guardia Civil, "que son los especialistas que saben el peso y la mezcla de cada componente", ha explicado este portavoz.

Este proceso lleva una hora y media, aproximadamente, y "después hay que esperar otros 30 o 40 minutos para extraer el aire de manera forzada de abajo", por lo que "se introduce aire para evacuar el aire contaminado y los gases que se encuentran abajo".