Semana de la Mujer

Protocolo para mejorar la atención a las víctimas de la violencia machista

Representantes de los gobiernos central y canario, Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Fiscalía, abogados, cabildos y municipios han suscrito un protocolo de coordinación para que las víctimas "no estén solas".

Día Mujer - 3/6/2018 EFE/Redacción TelevisiónCanaria
Representantes de los gobiernos central y canario, Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Fiscalía, abogados, cabildos y municipios han suscrito un protocolo de coordinación que tiene como objetivo ayudar a que las víctimas de violencia machista "no estén solas".

Ésta fue la consideración que realizó hoy el presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, tras la firma del protocolo, que renueva al anterior acuerdo en dicho ámbito y corrige las "disfunciones" que mostró en la práctica, según indicó a los periodistas el fiscal superior de Canarias, Vicente Garrido.

Fernando Clavijo señaló que este protocolo ayudará a que las víctimas de la violencia machista, junto a sus hijos, puedan vivir una vida libre de violencia y permita darles "una oportunidad".

"Es un compromiso de todos que permite fijar las competencias y los mecanismos de comunicación para una mejor prevención, protección y asistencia integral, un protocolo que permitirá proteger, asistir y reparar integralmente a las víctimas de violencia de género en Canarias y a sus hijos", aseveró el presidente.

Clavijo citó una declaración del exsecretario general de la ONU Ban-ki-Moon, quien en 2008 dijo que hay una verdad universal, aplicable a todos los países, culturas y comunidades, la de que la violencia contra la mujer "nunca es aceptable, nunca es perdonable, nunca es tolerable", como ejemplo de "palabras que deben ser guía de cualquier sociedad".

Afirmó Clavijo que no se puede ser tolerante con el maltrato ni tampoco "transigentes con los violentos", pues hay que tener claro que éste es un reto colectivo "que nos compete a todos y cada uno de nosotros como administradores públicos, como padres y madres, como hijos e hijas, hermanos, amigos y parte activa de la comunidad".

Vencer la violencia de género es ganar a quienes practican la subordinación y dominación de las mujeres, un reto que "compartimos todos y cada uno de los firmantes de este protocolo y es algo que tenemos el deber de transmitir al resto de la sociedad", agregó.

El objetivo es mejorar la coordinación de todos los equipos, áreas y agentes sociales que intervienen ante situaciones de violencia de género en Canarias en el ámbito de emergencias, judicial, policial, sanitario, servicios especializados, sociales y educativos.

Asimismo, incluirá herramientas como el Sistema Canario Integral de Prevención y Protección de las Mujeres contra la Violencia de Género.

La actualización de este protocolo y su adaptación a las recientes modificaciones legislativas tiene como principal objetivo, ganar en eficacia, en efectividad, añadió Fernando Clavijo, quien dijo que no se trata de una tarea fácil "cuando seguimos sufriendo el asesinato de mujeres".

El fiscal superior de Canarias, Vicente Garrido, manifestó en declaraciones a los periodistas que con esta revisión del protocolo se trata de corregir "disfunciones" que ha demostrado la experiencia en la lucha contra este fenómeno "terriblemente grave".

Estas disfunciones se han producido en ocasiones por falta de coordinación y básicamente con "victimizar más a las víctimas" por parte del procedimiento judicial, que "tendía a no tener presente o muy claro que esa persona que ha sido objeto de amenazas o de agresión requiere un trato más cálido, más cercano, y la administración de justicia y el ámbito policial y sanitario no siempre lo comprenden".

Por ello, con el protocolo se pretende introducir instrumentos de coordinación y cooperación entre instituciones de carácter social, policial, judicial y asistencial para evitar "en la medida de lo posible" que siga aumentando el número de víctimas de violencia machista, indicó Garrido.

No obstante, recordó que este es un fenómeno complejo y de hecho a la Fiscalía le sorprende constatar como aumenta entre los jóvenes, cuando pensaba que era propio de personas "maduras".

"Hay adolescentes que ejercen una violencia brutal sobre sus parejas y lo que es peor, es asumida estoicamente por las jóvenes", apuntó Garrido, quien lamentó que haya mujeres que no le den importancia "a una mera amenaza" que, en el 90 por ciento de los casos "empieza y termina ahí", pero "en un caso" puede terminar en muerte "y eso hay que analizarlo desde el punto de vista sociológico y educativo".