TURISMO

Preocupación en Canarias ante la posible quiebra de Thomas Cook

El touroperador está en conversaciones con el gobierno y los posibles inversores sobre un acuerdo de rescate. Es el segundo turoperador en número de turistas que viajan al Archipiélago, con cerca de tres millones al año.

Canarias - 9/22/2019 Redacción RTVC
Thomas Cook TCG.L de Gran Bretaña está en conversaciones con el gobierno y los posibles inversores sobre un acuerdo de rescate de última hora para defenderse de un colapso corporativo que enviaría ondas de choque mucho más allá del sector de viajes.

La compañía de viajes más antigua del mundo luchó por su supervivencia durante el fin de semana después de que los prestamistas amenazaron con desconectar un acuerdo de rescate que lleva meses preparándose.

Herido por los altos niveles de deuda, la competencia en línea y la incertidumbre geopolítica, Thomas Cook necesita encontrar 200 millones de libras ($ 250 millones) además de un paquete de 900 millones de libras que ya había acordado ver durante los meses de invierno cuando necesita pagar hoteles. por sus servicios de verano.

El touroperador trae a Canarias alrededor de tres millones de turistas al año. Las islas de Gran Canaria y Fuerteventura son los principales mercados con los que trabajan. Solo en Fuerteventura, mantiene nueve vuelos directos semanales desde el Reino Unido y 20 semanales directos. El Patronato de Turismo está pendiente de esta situación. El gerente Moisés Jorge ha reconocido que el riesgo de suspensión de pago "es muy importante" aunque puede haber una inyección económica del gobierno inglés, algo que no se sabrá hasta este lunes por la mañana.

El pasado mes de mayo, Thomas Cook achacó el "ritmo lento" de las reservas de verano a los efectos de la eventual salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), el conocido como Brexit, a la pasada ola de calor que ha hecho dudar a los viajeros y también a los "altos precios" de las islas Canarias. Estas explicaciones coinciden en buena parte con las del grupo turístico alemán TUI, que, entre otras razones de sus pérdidas, argumenta el exceso de oferta en Canarias.


En total, unos 600.000 turistas de mercados como Alemania y Escandinavia podrían quedar sin poder volver a sus casas. Los canales de redes sociales de la compañía están llenos de clientes que preguntan si podrán llegar a casa. Según la Asociación holetera y extrahotelera de Santa Cruz de Tenerife (ASHOTEL), unos 25.000 turistas pasan estos diás sus vacaciones en Canarias con paquetes gestionados por Thomas Cook.

El gobierno británico y el regulador de la aerolínea ya han elaborado planes en caso de que necesiten intervenir para llevar a los clientes a casa. Pero las consecuencias de cualquier colapso irían mucho más allá de las vacaciones interrumpidas de sus clientes.

Fundada en 1841 con una excursión ferroviaria local en Gran Bretaña, la compañía ahora administra hoteles y centros turísticos, aerolíneas, cruceros y cientos de tiendas de agentes de viajes. Con 21,000 empleados, opera en 16 países y atiende a 19 millones de clientes al año.

Su desaparición podría afectar las economías de sus grandes mercados de vacaciones en España, Grecia y Turquía, sus accionistas y bancos prestamistas, y los propietarios de sus muchas tiendas de la calle principal.

Su mayor accionista es el Fosun 1992.HK de China, que debía desempeñar un papel central en el paquete de rescate.