Pilar Silva:"El drago de 'El jardín de las delicias' no estaba originalmente"

La comisaria de la exposición 'El Bosco. La exposición del V centenario', Pilar Silva, explica a RTVC.es los detalles de cómo se incluyó la imagen del drago en 'El jardín de las delicias'.

Cultura - 04/06/2016 Redacción web RTVC.
Imagen: Museo del Prado Imagen: Museo del Prado
El Museo del Prado acoge la muestra 'El Bosco. La exposición del V centenario' con motivo del aniversario de la muerte de Jherominus van Aken 'el Bosco' (1450-1516), uno de los artistas más personales de la plástica occidental. Un nombre cuya influencia traspasa los límites del tiempo y cautiva a autores tan significados como Salvador Dalí, en pleno siglo XX.

La muestra, inaugurada recientemente el la pinacoteca madrileña, reúne en sus salas obras provenientes de Lisboa, Londres, Berlín, Viena, Venecia, Rotterdam, París, Nueva York, Filadelfia y Washington con motivo del V centenario de la muerte del artista, una de las personalidades más singulares de la historia del arte occidental.

En RTVC.es hablamos con Pilar Silva Maroto, Jefe del Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte (1400-1600) y Pintura Española (1100-1500) del Museo del Prado y comisaria del proyecto.

- ¿Por qué un drago en 'El jardín de las delicias'?

Con la nueva investigación que hemos realizado puedo decir que la composición del Paraíso, en origen, no era tal y como la conocemos hoy. Había representado en modo tradicional a Adán y Eva y Dios Padre, situados más arriba, donde hoy podemos ver la Fuente de los cuatro ríos. En un primer momento él no había incluido el drago ni la fuente.

El drago actual oculta la cabeza de ese primer Adán. Esto quiere decir, que el comitente -Engelbert II de Nassau, conde de Nassau, señor de Breda- incorporó este motivo considerándolo como Árbol de la Vida. El Árbol de la Ciencia se sitúa en el plano derecho.

- ¿Sabemos si el pintor conocía esta especie vegetal o bebió de alguna fuente como dibujos o grabados? ¿Conocemos más casos de este tipo de representaciones en la plástica?

Probablemente, a través de un dibujo o de un grabado -como el de Martin Schongauer-, o a través de algún contacto directo con Madeira o Canarias. Este árbol era ya bastante famoso por sus supuestas propiedades medicinales y la 'sangre de drago'. Es probable que conociera ese grabado o algún dibujo de alguien que pudiera haber visto un ejemplar de drago.

En cierta manera, el drago es un árbol mitológico relacionado con las Islas Canarias, Islas Afortunadas que se asocian desde la antigüedad con el Paraíso. Es un árbol originario del Paraíso, que el pintor o su comitente quiso que se incluyera en el 'Paraíso' de 'El jardín de las delicias'.

Los grabados no eran difíciles de conseguir. Se manejaban en los monasterios, los impresores... no sería difícil para el Bosco o su comitente, Engelbert II de Nassau, acceder a estas fuentes impresas. Los grabados de Schongauer, por ejemplo, tienen una difusión muy amplia. También llegan a España de la mano de los mercaderes e impresores.

Sin embargo, la originalidad del Bosco es tan grande que se separa de las fuentes, aunque beba de ellas, no las imita y es difícil reconocerlas. El Bosco tiene una imaginación desbordada.

- Uno de las últimas investigaciones apuntan a que, en un primer momento, el pintor no incluyó el drago en la composición original.

Lo importante, y que hemos documentado recientemente, es que el pintor no concibió la tabla como hoy la conocemos. La reflectografía infarroja ha permitido conocer la composición primigenia de la tabla. Es algo que se añade por deseo expreso de que el Paraíso tenga ese drago canario. La visión de las Islas Afortunadas como el Paraíso se traslada a la tabla.


- La imprenta fue fundamental en la época. Una auténtica revolución cultural.

Sin duda. Además, el Bosco no era un iletrado. Era alguien que leía, que escribía, con un determinado nivel cultural por encima de la media entre los artistas de su tiempo.

Sin ir más lejos, en su propia ciudad natal se localizaban importantes bibliotecas, como la del convento de los dominicos.

- ¿Cómo llega el tríptico a España?

Por nuevos datos que nos han llegado sobre la fecha de la realización del tríptico de la 'Adoración de los Magos', que se ha situado hacia 1494, debemos adelantar la producción del artista en esa primera etapa. Por ello situamos 'El jardín de las delicias' en torno a la década de 1490; lo debió de hacer en 1498. Desde esa fecha permanece en el palacio de los Nassau en Bruselas.

El tríptico permanece en la Casa de Nassau durante cuatro generaciones. Guillermo de Orange, último propietario, debe huir de Bruselas tras el levantamiento, y es el portero, quién se queda a cargo del palacio, el que escondió la tabla. Es una información que hemos podido conocer por la documentación localizada en 2001.

El duque de Alba -Fernando Álvarez de Toledo-, interesado por la pintura, mandó atormentar al portero, quién finalmente desveló el paradero de la obra. Los bienes de Orange fueron incautados y cedió 'El jardín de las delicias' a su hijo ilegítimo, a la sazón prior de la Orden de San Juan, don Fernando; a la muerte del duque, Felipe II compró la pintura en la almoneda, y pasó definitivamente a El Escorial.

En 1933 se trasladó al Museo del Prado para su restauración, aunque tras el estallido de la Guerra Civil se decidió que permaneciera en la pinacoteca.

- ¿Podemos considerar 'El jardín de las delicias' como la obra más importante del Bosco?

Es la obra más icónica. Se ha convertido en un mito de la historia del arte occidental. La sala donde se encuentra la tabla es, junto con las Meninas, el lugar más visitado del Museo del Prado. Cuando se restauró entre 1998 y 2000 tuvimos numerosísimas peticiones de visitas para acudir al taller.

- La exposición que acaba de inaugurarse hará historia, sin duda ¿Es la más completa que se ha hecho sobre el Bosco hasta el momento?

Es la primera que se hace en España y, aunque en Holanda se han hecho otras, nunca han tenido las obras más importantes. No se puede hacer ninguna exposición de estas características sobre el Bosco, que no sea en el Prado, porque nosotros no prestamos las grandes obras. Excepcionalmente hemos prestado 'El carro de heno', pero ha sido una excepción.

En Holanda solo quedan 'boscos' en el museo de Rotterdam porque está formado por dos colecciones particulares.

- ¿De las piezas que se conservan fuera de España qué obra destacaría?

Por su singularidad, 'Las tentaciones de San Antonio' del Museo de Arte Antiga de Lisboa. Es Tesoro Nacional portugués y solo ha hemos podido conseguir a través de un convenio de colaboración entre el Ministerio de Cultura de Portugal y el nuestro.


La exposición 'El Bosco. La exposición del V centenario' permanecerá abierta hasta el 25 de septiembre de 2016."Una oportunidad histórica que no se repetirá en cincuenta o cien años", señala la comisaria.