30-M | DÍA DE CANARIAS

Piedra oscura y aguas cristalinas en el tranquilo islote de Lobos

Este espacio natural protegido junto a la isla de Fuerteventura debe su nombre a la gran colonia de focas monje, que habitaron hasta su extinción.

Especial Día Canarias - 5/24/2020 Redacción Televisión Canaria
Edurne Rodríguez / Gerardo Jorge
Situado al norte de Fuerteventura y dominando el estrecho de la Bocaina, se encuentra el islote de Lobos. Un espacio natural protegido que debe su nombre a la gran colonia de focas monje, que habitaron la isla hasta su extinción.

Al llegar al islote, el color oscuro de la piedra y el jable es lo primero que recibe al visitante. Que debe adentrarse por los distintos senderos para descubrir los todos los matices del paisaje.

Caminandio hacia el este del islote hallamos las lagunitas de Lobos, uno de los saladares mejor conservados del Archipiélago que alberga un rico y variado ecosistema en el que además se conserva intacta una especie única en el mundo.

Continuar por los senderos es decubrir los secretos de este lugar, que encierra en el Faro del Martiño gran parte de la historia del islote.

Los senderos continúan bajo el volcán de la caldera, la zona más alta y la que dibuja la imagen de lobos en el horizonte. Bajo el volcán la playa de la concha, un espacio que como el resto de la isla ha vuelto a respirar tras tres meses sin las pisadas de turistas.

Parada obligatoria para finalizar el recorrido el puertito de Lobos. Un lugar mágico que combina las aguas turquesas con un pintoresca población de chozas, vestigio del pasado pescador de este lugar.
Noticias relacionadas