MERCADO DEL ARTE

Óscar Domínguez y Valentín Sanz, protagonistas en el regreso de las subastas de arte

Dos óleos de Óscar Domínguez de la década de los 40 y un espectacular paisaje cubano de Valentín Sanz destacan en la primera convocatoria presencial de la casa de subastas Ansorena en Madrid tras el obligado parón por el coronavirus.

Cultura - 6/4/2020 Redacción Televisión Canaria
La desescalada y la vuelta a la "nueva normalidad" también se refleja en el comercio del arte y las antigüedades. Además de los establecimientos de moda, bares, cafeterías y piscinas, las casas de subastas han retomado la actividad que había quedado parada, y en algunos casos aplazada, tras la declaración del Estado de Alarma.

Es el caso de Ansorena, que se estrenó el pasado marzo con una subasta online que superó las espectativas con grandes remates para los óleos de Joaquín Sorolla y Darío de Regoyos, y en la que confirmó el interés que continúa generando autores como Ramón Casas, Raimundo de Madrazo o el canario Óscar Domínguez (La Laguna, 1906-1957), representado en el catálogo con 'Composición', una acuarela fechada c. 1950 y que salía a la venta por 18.000 euros, y 'Las tres gracias', una pieza especialmente interesante por lo temprano de su fecha (c. 1928), y que se ofrecía por 68.000 euros como precio de salida.

Domínguez vuelve a ser protagonista de la convocatoria de junio, que llega con importantes piezas de Maria Blanchard, Jan Brueghel El Viejo, Jose Maria Sicilia y Antonio Saura. La sorpresa de esta edición es el magnífico Paisaje cubano de Valentín Sanz (Santa Cruz de Tenerife, 1849 - Nueva York, 1898), un gran pintor que, sin embargo, no se prodiga en las subastas nacionales.

Del primero llama la atención Redes (lote 161), un óleo sobre lienzo (50 x 62 cm) firmado y fechado en 1944 que procede de la venta del estudio del artista en 1960 en París, y sale por un precio de 70.000 euros. Composición con personajes y animales, también firmado y fechado (1947), en este caso con unas medidas de 65 x 100 cm., y sale por un precio de salida de 110.000 euros.

La pieza de Valentín Sanz, en este caso de la centuria anterior, es muy llamativa, tanto por la brillantez de la técnica como por sus dimensiones (114 X 195 cm). Según precisa la ficha del catálogo, fue adquirido en Cuba por los antepasados de los actuales propietarios. La tela habría sido realizada a partir de 1882, fecha en la que el pintor viaja hasta el país caribeño como auxiliar de dibujante en la Comisión Agronómica y donde obtendrá en 1886 la Cátedra de Paisaje y Perspectiva de la Academia de Bellas Artes de San Alejandro, dependiente de la Universidad de La Habana.

Estas obras que salen ahora a la venta son un buen ejemplo de que el comercio del arte ya ha inicado la desescalada y que los clásicos canarios continúan generando interés entre los coleccionistas.