Búsqueda de Juana Ramos

Nuevo dispositivo de búsqueda de Juana Ramos en el norte de Gran Canaria

Miguel Ramos, su expareja, sigue siendo el principal sospechoso de la desaparición de la mujer

Canarias - 2/22/2021 RTVC
Búsqueda de Juana Ramos. Fotograma de RTVC Búsqueda de Juana Ramos. Fotograma de RTVC
Un amplio contingente de efectivos de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y de la Unidad Militar de Emergencias (UME), con unos 200 efectivos, ha efectuado esta mañana un nuevo despliegue en la zona norte de Gran Canaria para buscar a Juana Ramos, la mujer que desapareció el 20 de agosto de 2016.

Miguel Ramos, su expareja, sigue siendo el principal sospechoso de la desaparición de la mujer, que ya ha sido buscada en varias ocasiones en esta zona de la isla sin resultados.

El dispositivo tiene previsto abarcar la costa de los municipios de Arucas, Moya y Santa María de Guía. El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria está supervisando la operación, encargado de llevar la instrucción de este procedimiento judicial.

Nuevos indicios han llevado a la magistrada Auxiliadora Díaz a instar una vez más la colaboración de la UME para dar con el cuerpo o alguna pista que permita esclarecer el caso. La UME ha montado un operativo de cerca de 150 efectivos que rastrean la costa y los acantilados entre San Felipe y Bañaderos con escaladores especializados y drones traídos de Madrid.

A lo largo de la mañana la juez se desplazará a la zona para supervisar el operativo.

Desde un principio, sospechoso

Según la familia de la desaparecida, desde el principio se sospechó de su expareja, Miguel Ramos. El detenido fue la última persona que vio a Juana y tras su detención, la Policía Nacional procedió a rastrear su vivienda y una finca propiedad de su familia en Moya.

La familia descartó una desaparición voluntaria ya que no se llevó el coche ni enseres personales, tenía buena relación con su entorno familiar y se encontraba en buen estado de salud.

Miguel Ángel R., está en libertad, porque la instructora del caso ha reconocido en sus últimos autos que no tiene suficientes razones legales para ordenar su ingreso en prisión preventiva.

Pese a ello, la juez ha sido muy clara respecto a las sospechas que tiene sobre el papel jugado por la expareja de Ramos.

A su juicio, no hay «ninguna duda de que la señora Juana Ramos no desaparició de forma voluntaria» y tampoco de que Miguel Ángel R. «conoce todos los detalles de esa noche en la que desapareció y dónde se encuentra actualmente su cuerpo».

De hecho, en su último auto con difusión pública, del pasado mes de septiembre, reprochaba a Miguel Ángel R. que con su silencio esté «produciendo el mayor dolor que se puede causar a una familia, que es acostarse cada noche desconociendo en qué condiciones desapareció su madre e hija, qué fue lo que ocurrió y dónde se encuentra actualmente».