Mercedes Morales, un debut literario en Canarias a los 91 años

La autora debuta con la publicación de "Archivo invisible", una recopilación de relatos de lo cotidiano que edita "Escritura entre las nubes" y que será presentada mañana en el municipio tinerfeño de Puerto de la Cruz.

Cultura - 07/05/2015 EFE
La autora María Mercedes Morales debuta a los 91 años en la literatura canaria con la publicación de "Archivo invisible", una recopilación de relatos de lo cotidiano que edita "Escritura entre las nubes" y que será presentada mañana en el municipio tinerfeño de Puerto de la Cruz.

Según indica la editorial en un comunicado remitido a Efe, la obra, que se presenta en el Instituto de Estudios Hispánicos, supone un compendio de "noticias fugaces, acontecimientos sociales, lo insólito en lo cotidiano, historias de amor y nostalgia, el transcurrir de la existencia envuelto en un halo de ternura".

Los personajes de Archivo invisible van y vienen y, entre tanto, regalan jirones de sus itinerarios vitales, afirma Escritura entre las nubes, que describe "Archivo invisible" como una narración "pausada y sencilla".

Casi sin darse cuenta, apunta la editorial, María Mercedes Morales Méndez ha construido un anecdotario de vida, una enciclopedia de reflexiones y recuerdos.

Son esas vivencias experimentadas por ella misma o que otros le contaron que, por algún motivo, permanecieron registradas de modo inmutable en un resquicio de su memoria, tal vez, agolpadas todas ellas en un archivo invisible, añade.

María Mercedes Morales Méndez nació en el pueblo de la Cruz Santa de Los Realejos el 7 de abril de 1924, hija de un agricultor, Gabriel, que trabajó con ahínco para cuidar de sus siete hijos.

Su madre, Hermenegilda, los educó y motivó para que fuesen buenos estudiantes y obtuvieran un título universitario.

Morales vivió los tiempos difíciles de la Guerra Civil y la postguerra y al terminar Filosofía y Letras, trabajó tres años en la biblioteca de la Facultad.

En época de vacaciones, recogía romances en los pueblos cercanos y Diego Catalán, catedrático de la Universidad de La Laguna, logró que años más tarde se publicara "El romancero canario", donde su nombre aparece en segundo lugar como recopiladora.

La autora emigró en 1955 a Venezuela, donde trabajó durante 30 años como profesora de secundaria en la Academia Merici de Caracas.

Permaneció en ese país 48 años y en 2003 vino a Tenerife a visitar a su familia y, sin programarlo, se quedó.

Comenzó con las Tertulias en el Centro de Mayores de Puerto de la Cruz, y pronto pasó a formar parte del "Grupo de Literatura" y a escribir los relatos que componen su libro "Archivo invisible", que acaba de ser editado por Escritura entre las nubes.