DÍA HISTÓRICO

Máxima seguridad y expectación en el Valle de los Caídos para exhumar a Franco

Alrededor de las diez de la mañana llegará la comitiva de los familiares, 22 personas entre nietos y bisnietos que acudirán a la basílica en tres microbuses antes de que se cierren las puertas, lo que ocurrirá a las 10.30.

España - 10/24/2019 EFE
Vista general del Valle de los Caídos Varias donde los restos de Francisco Franco serán exhumados esta mañana y trasladados al cementerio de El Pardo-Mingorrubio para su reinhumación. EFE/ Emilio Naranjo

Vista general del Valle de los Caídos Varias donde los restos de Francisco Franco serán exhumados esta mañana y trasladados al cementerio de El Pardo-Mingorrubio para su reinhumación. EFE/ Emilio Naranjo
El Valle de los Caídos ha despertado en la jornada en la que se exhumarán los restos del dictador Francisco Franco entre altas medidas de seguridad y con el despliegue de doscientos informadores, que desde la madrugada esperan junto a la verja la llegada de familiares y autoridades.

La seguridad este jueves en el valle de Cuelgamuros, donde se levanta la basílica, es total. Un amplio dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil vigila el perímetro de seguridad, el vuelo de todo tipo de aeronaves está prohibido en una amplia zona del espacio aéreo entre el Valle de los Caídos y El Pardo, y el acceso desde la carretera está cortado desde el pasado día 11.

Desde cerca de las 6.30 horas unos dos centenares de periodistas se han desplegado junto a la valla del recinto, pues a la explanada solo accederán los profesionales de TVE, medio que ofrecerá una señal en directo desde las nueve de la mañana y los fotógrafos de la Agencia Efe. La basílica estará cerrada a los medios de comunicación.

El tiempo es frío, con una temperatura de 4 grados, y por el momento no llueve, aunque aún no ha amanecido en el valle. La meteorología será determinante para que los restos de Franco se trasladen hasta el cementerio de Mingorrubio, en el distrito de Fuencarral-El Pardo, por carretera en un coche fúnebre o en helicóptero militar, y acompañados en cualquier caso por el nieto del dictador Francis Franco Martínez-Bordiú.

También desde las 6.30 horas está en lugar la delegada del Gobierno en Madrid, María Paz García Vega, y hasta el momento no se ha registrado ningún tipo de incidente en las inmediaciones.

La llegada del resto de autoridades está prevista a partir de las 9.15 horas, cuando acudan al Valle de los Caídos la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, como Notaria Mayor del Reino, y representantes del Gobierno de Pedro Sánchez, en concreto el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, y el subsecretario de Presidencia, Antonio Hidalgo.

Alrededor de las diez de la mañana llegará la comitiva de los familiares, 22 personas entre nietos y bisnietos que acudirán a la basílica en tres microbuses antes de que se cierren las puertas, lo que ocurrirá a las 10.30.

Durante la exhumación de los restos de Franco estarán presentes únicamente dos de sus nietos: José Cristóbal y Merry Martínez-Bordiú.

Cuando los operarios extraigan la losa que cubre la tumba, de 1.500 kilos, el prior Santiago Cantera oficiará el responso junto con la familia de Franco, pero no podrán acudir el resto de los monjes de la abadía, que este miércoles emitió un comunicado expresando su malestar por esta decisión.

Tras el responso, cuatro familiares de Franco con ayuda de la funeraria portarán el féretro hasta la explanada, donde esperará el coche fúnebre que trasladará los restos a un helicóptero en el caso de que la meteorología permita volar con seguridad y hasta el cementerio de Mingorrubio-El Pardo si la lluvia lo impide.

Mingorrubio

El cementerio de Mingorrubio ha amanecido este jueves con algo de niebla, que ya ha levantado, fuertes medidas de seguridad y numerosos periodistas que esperan frente a su entrada la llegada de los restos del dictador Francisco Franco, así como con algún curioso que se acerca hasta allí para ver lo que ocurre.

Desde primera hora de la mañana, los informadores han ido llegando a este enclave del norte de Madrid, en el barrio madrileño de El Pardo, al que los periodistas han accedido tras pasar tres controles policiales y acreditarse para poder estar a unos metros de la entrada del camposanto.

Hasta allí han accedido también varios camiones de la basura, que al alba ha hecho su trabajo frente a la multitud de periodistas (ya hay acreditados hasta el momento 158), a los autobuses que finalizan su recorrido en la puerta del cementerio (601 y 602) y algún vecino de la zona o curioso.

Como Fernando, que esta mañana ha ido hasta Mingorrubio como simpatizante del régimen esperando encontrarse una misa que no se celebrará.

"Tengo un familiar muy allegado que lo mataron cuando la Guerra Civil. Cada uno es de derechas o de izquierdas y yo soy de derechas", ha explicado a Efe en la parada del autobús, a unos metros del cementerio y poco antes de marcharse a tomar un café a un restaurante cercano.

Mingorrubio ha amanecido con una decena de furgones de los antidisturbios de la Policía Nacional, perros de la unidad canina y numerosos agentes, en un clima de humedad y algo de niebla, que ya se ha levantado, con lo que el helicóptero que trasladará hasta el cementerio los restos de Franco no encontrará problemas de visibilidad.

Ello no ocurrirá, sin embargo, hasta pasado el mediodía, ya que antes se tienen que exhumar los restos en el Valle de los Caídos y ser trasladados en helicóptero hasta una zona situada detrás del cementerio, a la que no se puede acceder porque es propiedad de Patrimonio Nacional.

Frente al pequeño camposanto, donde reposan los restos de la mujer de Franco, Carmen Polo, se han instalado varias carpas elevadas para que los periodistas puedan captar mejores imágenes del momento en que el ataúd del dictador entre en el cementerio.

Alrededor de 500 periodistas han pedido acreditarse para asistir a la exhumación e inhumación de los restos de Franco, de 150 medios de comunicación, medio centenar de ellos extranjeros.

La exhumación de Franco no será complicada y tardará poco más de una hora