Los precios de la vivienda en Canarias, cuesta abajo pero con frenos

En mayo, el descenso se situó en torno al 1,5% mientras el sector del alquiler aún no detecta de lleno los efectos de la pandemia. La demanda por compradores extranjeros y el asentamiento del fenómeno de los nómadas digitales aminoran las variaciones.

Canarias - 6/30/2020 Antonio José Fernández
Panorámica de Adeje. Foto Web RTVC. Panorámica de Adeje. Foto Web RTVC.
Los precios de la vivienda en Canarias han continuado en retroceso desde mayo, manteniendo una tendencia que arrancó tras decretarse el estado de alarma y comenzaron a ser evidentes los efectos de la crisis económica y sanitaria. Sin embargo, del análisis realizado con expertos, se deduce que la debacle en este sector no será tan grande como se teme. El capital foráneo tiene parte de culpa de ello.

Según los datos que tanto la empresa de tasación Tinsa como el portal Idealista, el coste medio de un piso en las islas ha descendido en junio entre un 1,3 y un 1,5%, frenando el crecimiento registrado en el periodo interanual, del 3,5%. El coste medio del metro cuadrado se ha estabilizado en torno a los 1.850 euros, siendo las dos capitales de provincia y las zonas turísticas los lugares donde más se ha notado esta ligera merma.

La estimación es que esta tendencia a la baja se siga manteniendo a lo largo del segundo semestre. Lo hará, afectada, en otras cuestiones, por las dificultades que está encontrando el mercado para recuperar oxígeno, pero también hay otros factores exógenos que contribuyen a equilibrar la balanza.

En medio de esta coyuntura en la era COVID-19, los expertos consultados por esta web han detectado dos fenómenos. Por un lado, un incremento del interés de los extranjeros por adquirir propiedades en las islas, aprovechando este descenso y las mejores condiciones sanitarias que hoy ofrece el archipiélago. Por otro lado, grandes capitales, caso de Las Palmas de Gran Canaria, han logrado afianzar su rol como urbe deseada por los nómadas digitales.

Bienvenido, mister guiri

En relación a lo primero, ya en el tráfico de origen extranjero que visita Idealista.com se constata una recuperación rápida en forma de V, con niveles superiores incluso a los de enero. No hay que olvidar que a nivel nacional, este segmento de clientes supone el 20% de las compras, porcentaje que se dispara hasta el 25% en el caso del archipiélago. En su mayor parte, muchos de ellos son nórdicos, y un ejemplo claro de su interés por adquirir una residencia en Canarias se puede ver con la colonia noruega en Mogán.

Pero hay más fuentes. El propio Banco de España detectó a finales de 2019 este fenómeno. El estallido de la burbuja inmobiliaria lo ha facilitado y, en parte hasta la aparición del coronavirus, ha justificado el hecho de que el crecimiento en el coste de la vivienda no haya frenado hasta marzo.

Vivienda en las islas puesta en el mercado inmobiliario. Foto Web RTVC.

“Hay compra por parte de extranjeros, pero más bien mucho interés de compra”, apunta Isidro Martín, delegado territorial de la patronal inmobiliaria APEI. “Quizás por nuestra condición de espacio abierto y de altas temperaturas, que da cierta tranquilidad sanitaria ante el virus, y también porque los precios ahora están en retroceso en la zona turística”.

Más visiones. “Sigue habiendo apetito inversor por los inversores internacionales, sobre todo de Reino Unido. Aunque creemos que va a haber un bajón, este no va a ser tan pronunciado y se va a mantener más o menos el precio de la vivienda dado ese interés”. Lo cuenta Lola Ripollés, profesora de la EAE Business School. “Las islas son un enclave privilegiado y un entorno muy apetecible como residencia permanente para muchos, por lo que no creo que se vaya dar un cambio sustancial”, recalca.

De sus consultas destaca que, a comienzos de 2020, el precio de la vivienda había subido, en su precio interanual, hasta en un 10% en lugares como Telde, Santa Brígida, Adeje o Güímar, mientras que en otros emplazamientos -Mogán o Agüimes- se había detectado un descenso casi simbólico, de apenas un 2%.

“Con todo, sabemos que ahora habrá un parón por el panorama económico. No tenemos una bola de cristal para saber qué porcentajes bajarán, pero sí que podemos decir que sigue habiendo interés inversor. Si tuviera que señalar algún subsector que lo vaya a notar con más fuerza, este podría ser el de la vivienda de nueva construcción”, agrega.

En lo que respecta al alquiler, Ripollés afirma que “en zonas del interior quizás se vean más afectados por la crisis porque ahí domina el mercado nacional. También habrá que esperar a ver cómo se reajusta todo porque entiendo que hay mucha vivienda turística que pasará a ofrecerse como alquiler normal, y eso hará que haya más oferta y se racionalicen los precios. Hablamos”, prosigue, “de un mercado que se autoregula”.

Panorámica de la Playa de Las Canteras. Foto lpavisit.com.

Los nómadas que aman las islas

El segundo fenómeno que se ha notado es el creciente interés de los nómadas digitales por Canarias. Profesionales atados a dispositivos y al wi-fi que con un entorno amable generan numerosas microclimas económicos positivos. Los rigores de la pandemia y la paulatina expansión del teletrabajo pueden hacer que muchos empleados de oficina muten a este nuevo 'homo laboralis'. Y ahí es donde el archipiélago puede ganar enteros.

En Las Palmas de Gran Canaria saben mucho de ello. La ciudad lleva años abrazándolos. No es una percepción subjetiva: hay rankings internacionales que la sitúan entre los primeros puestos -en concreto, el 46- de una lista mundial donde se contabilizan más de 500 urbes, la nomad city. En otra plataforma holandesa de freelancers, la urbe aparecía hace poco en el puesto número 9.

“Tenemos buen clima, una ciudad barata, grandes comunicaciones, garantía sanitaria, un entorno como Las Canteras y una magnífica sinergia, la que se ha ido afincando entre los propios nómadas. Aquí, además, el gusto de la práctica del surf ayuda mucho”, apunta una portavoz municipal. Un movimiento interno que se gestó con un artículo en 'The New York Times' y al que se han ido incorporando otras instituciones -Cabildo de Gran Canaria o el Ejecutivo autonómico- interesados en buscar más clientes para el desarrollo y progreso de la isla.

Nacho Rodríguez preside un colectivo que les agrupa. Ratifica esa tendencia de crecimiento gracias al “efecto bola de nieve” que generan los comentarios positivos por las redes. “Resulta, eso sí, cuantificar cuántos son porque son muy autónomos en sus movimientos. Ahora vamos a poner en marcha un estudio con la Universidad para concretar su impacto”. Un dato que sí puede dar una idea de su peso es que, en Facebook, Gran canaria digital nomad, contabilizan más de 5.000 seguidores.

Sobre la pandemia, agrega que muchos de estos perfiles volvieron a sus países de origen “por seguridad y para estar con sus familias” y desvela que la semana pasada, al primer evento no presencial organizado por el gremio, acudió virtualmente mucha más gente de la que se esperaba.

Si esta comunidad cibernética mantiene su estatus, es posible que se dé un repunte en el alquiler vacacional, aunque la ciudad también tiene pendiente de resolver cómo queda esta modalidad alojativa en el decreto u ordenanza que finalmente regulará su existencia.