CASO BRISAN

Los peritos avalan que no había controles del servicio de intervención de Santa Brígida

El Miniserio Fiscal ha elevado la petición de pena por prevaricación a doce años y la defensa de Luis Troya ha pedido la absolución en el delito de malversación.

Canarias - 9/19/2019 Redacción TelevisiónCanaria
Tercera y última jornada del juicio por el caso Brisan, que investiga una presunta trama de corrupción en el Ayuntamiento de Santa Brígida entre 2000 y 2005.

Este jueves han declarado seis testigos y seis peritos. El más relevante de los testigos ha sido Lucas Bravo de Laguna que fue concejal del Ayuntamiento en el momento de los hechos. Bravo de Laguna reconoció que era costumbre comprar a la ferreteria del empresario pedro Morales y admitió que la contratacion menor no se hacía por expedientes.

Por su parte, los peritos han advertido que no había control de calidad en la intervención municipal ni planificación en el órgano de contratación. Además, han insistido en que los interventores no daban el perfil dada su condición de administrativos.

En el informe final, el fiscal ha advertido que el fraude a la hacienda pública de los acusados ha sido mayor de lo que se ha podido cuantificar.

La defensa del ex concejal Luis Troya defiende que al empresario Pedro Morales se le contrataba desde hacía décadas.

El Fiscal ha elevado la solicitud de pena por prevaricación a doce años y la defensa de Troya ha pedido la absolución en el delito de prevaricación.