Los hosteleros creen que el veto a los antígenos "es la puntilla al turismo"

La Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo se muestra decepcionada por la decisión del Gobierno central de no validar estas pruebas para facilitar la entrada de turistas a España.

Canarias - 11/30/2020 EFE
José María Mañaricúa, presidente de la FEHT. Foto Web RTVC. José María Mañaricúa, presidente de la FEHT. Foto Web RTVC.
La Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) cree que la decisión del Gobierno de no aceptar los test de antígenos como prueba de detección de Covid-19 para pasajeros extranjeros, "supone la puntilla a nuestra industria turística".

La FEHT asegura que, desde que entró en vigor la exigencia de disponer de una prueba PCR negativa como condición para acceder a territorio español a los viajeros procedentes de países o zonas de riego, "se ha producido una avalancha de cancelaciones en los establecimientos turísticos de nuestra comunidad autónoma, poniendo en serio peligro nuestra temporada turística".

Los empresarios expresan en un comunicado su sorpresa ante la posición de la ministra de Turismo, Reyes Maroto, "buscando excusas en las decisiones de ámbito comunitario, cuando la propia Comisión Europea reconoce la viabilidad de los test de antígenos".

La FEHT, a cuya frente se sitúa José María Mañaricúa, pide "una ministra conocedora del sector; conocedora de la dificultad de nuestros turistas de hacerse PCR en origen, por su difícil accesibilidad y carestía y que no ponga más trabas y dificultades a la industria de los viajes y el turismo tras la grave crisis sanitaria derivada del Covid-19 que nos asola".

Considera que "a su incapacidad" de establecer acuerdos bilaterales con los países emisores de turistas" para crear corredores seguros, ahora nos encontramos con la no aceptación de test de antígenos, "lo que supone la parálisis de nuevas reservas a Canarias".

Por ello, los empresarios turísticos exigen "una rectificación de la ministra de Turismo, del ministerio de Sanidad y del Gobierno de España y unos poderes públicos capaces, que acompañen a la economía canaria reactivándola".