1.141 divorcios entre personas del mismo sexo

Los divorcios, las separaciones y las nulidades bajan en 2018 un 2,8 %

Los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 16,6 años, mientras que la de los matrimonios separados fue de 22,8 años.

España - 9/30/2019 EFE
Un total de 99.444 parejas decidieron divorciarse o interrumpir su convivencia a lo largo de 2018, lo que supone una tasa de 2,1 por cada 1.000 habitantes y un descenso del 2,8 % respecto al año anterior, cuando 2.897 matrimonios más optaron por suspender su relación.

De ellas, 95.254 fueron divorcios, un 2,8 % menos; 4.098 separaciones, que descendieron un 4,3 %; y 92 nulidades, con una caída del 8 %, según la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios (ENSD) correspondiente a 2018 difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En 2018, hubo 1.141 divorcios entre personas del mismo sexo (el 1,2 % del total). De ellos, 595 fueron entre hombres y 546 entre mujeres. Además, hubo 11 separaciones (0,3 % del total).

En el 43,1 % de los casos las parejas que se rompieron no tenían hijos y en el 45,1 % tenían sólo menores de edad. Algo más de una de cada cuatro parejas (25,4 %) que se separó sólo tenía un hijo.

En las separaciones de las parejas con hijos su custodia recayó en la madre en un 61,6 % de los casos; en el 33,8 % fue compartida; sólo en el 4,2 % fue asumida por el padre; y en el 0,4 % se otorgó a otras instituciones o familiares, porcentajes similares a los de 2017.

La pensión alimenticia se asignó en el 57,3 % de las rupturas y recayó en el padre en el 68 % de estas. Lo mismo sucede con la pensión compensatoria que, aunque sólo se estableció en el 9,7 % de los casos, en casi todos el pago correspondió al progenitor (90,8 %).

La encuesta difundida refleja que en España 2,1 de cada mil habitantes se separan tras permanecer juntos una media de 16,8 años.

Los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 16,6 años, mientras que la de los matrimonios separados fue de 22,8 años. Por su parte, el tiempo medio transcurrido entre el matrimonio y la declaración de nulidad fue de 6,6 años.

Si se analizan los divorcios, que suponen el 95,8 % de todas las rupturas, el 33,3 % se produjo tras 20 años de matrimonio o más y el 19,7 % después de convivir entre 5 y 9 años.

En el caso de las separaciones, el 53,4 % de las parejas tuvo una duración de 20 o más años, y el 15 % entre 10 y 14 años.

Entre las parejas heterosexuales la edad media de quienes se divorciaron era de entre 40 y 49 años tanto en hombres como en mujeres.

Y la edad varía en función del proceso.

Así, aunque la media de ellas es de 45,4 años, ésta oscila entre los 39,2 años en las nulidades, 45,2 años en los divorcios y 50,1 en las separaciones.

En el caso de ellos, la edad media es de 47,8 años y varía entre los 41 en las nulidades, 47,6 en los divorcios y 52,6 en las separaciones.

En el 82,6 % de los divorcios, los cónyuges eran españoles y sólo en el 10,6 % uno era extranjero y en el 6,8 % los dos lo eran.

Atendiendo al estado civil de los cónyuges cuando se casaron, la mayoría eran solteros. En el caso de los hombres, el 7,8 % eran divorciados y el 0,6 % viudos, mientras que entre las mujeres, el 8,4 % eran divorciadas y el 0,6 % viudas.

Por tipo de resolución, el 77,7 de los divorcios fueron de mutuo acuerdo y el 22,3 % contencioso, mientras que, de las separaciones, el 85,1 % lo fueron por acuerdo y el 14,9 % contenciosas.

En cuanto a la duración de los procedimientos de ruptura, el 74,7 % de los divorcios se resolvió en menos de seis meses mientras que en el 8,5 % de los casos fue de un año o más.

Las separaciones fueron más rápidas y el 82,8 % se resolvió en menos de seis meses, y sólo el 5,4 % tardó un año o más.