Los diseñadores canarios deslumbran en la Bridal Collection

Juan Carlos Armas, Oswaldo Machín, Lucas Balboa y Aurelia Gil mostraron en la pasarela sus creaciones de calidad.

Canarias - 08/10/2017 EFE
Imagen cedida a RTVC por el Cabildo de Gran Canaria Imagen cedida a RTVC por el Cabildo de Gran Canaria
Las firmas consolidadas tomaron este sábado la pasarela Colección Bridal de Gran Canaria para bodas y ceremonias que, un año más, no defraudó a los expertos en moda de Gran Canaria y de las islas invitadas, así lo describió la consejera de Industria y Comercio del Cabildo, Minerva Alonso.

El grupo de diseñadores consolidados comenzó con el desfile del tinerfeño Juan Carlos Armas, quien expuso su colección 'Frida' llena de dulzura y elegancia, a medio camino entre el 'pret a porter' y la alta costura con diseños bien estudiados, sobrios y sofisticados.

Armas jugó con volúmenes, contrastes y superposiciones para ofrecer combinaciones deslumbrantes llenas de detalles como encajes, flores en relieve y bordados, que dan riqueza y exclusividad a sus propuestas, hechas con tejidos de la máxima calidad en colores empolvados de tonos suaves como el nude y el rosa sin dejar de lado los dorados, plateados y rojos.

El diseñador lanzaroteño Oswaldo Machín tomó el relevo con su colección 'Spirit' de moda para novias que buscan un estilo limpio y sofisticado con un toque 'boho chic', que combina a la perfección con la elegancia y la comodidad que se desea para el gran día de la boda.

El creador conejero presentó una veintena de diseños con escotes barco, en V y redondos, líneas sirena para resaltar las curvas de la mujer y fantasías bordadas en tul mórbido, mientras que los novios vistieron con tejidos mate y diseños actuales que combinan brillo en chaqués con la sobriedad del esmoquin.

Continuó el diseñador Lucas Balboa. del programa Gran Canaria Moda Cálida. con una cuidada selección de cortes clásicos para hombre sobre patronaje inglés, con revisiones como el marcado ancho de las solapas y los entallados confortables.

Balboa ofreció diferentes tipos de levita, desde la tradicional a la semi-levita, así como chaquetas de corte delantero y fracs clásicos en una amplia paleta de colores en la que destacan los azules, plateados, grises ahumados y el sobrio y siempre perfecto negro.

El último de los desfiles de la noche lo protagonizó Aurelia Gil, quien participó junto a la firma Roes en un juego estético desarrollado a través de vestidos de corte vintage, propuestas más rurales y románticas, diseños sofisticados y otros transformables y más versátiles.

La diseñadora grancanaria inspiró sus creaciones en la moda de los años veinte y treinta, lo que da como resultado una colección femenina elegante, cómoda y con un innegable carácter intemporal.