Limpiando la casa

La investigación necesita voluntarios para luchar contra un virus que crece con más facilidad en un planeta alejado del reciclaje y la sostenibilidad.

Coronavirus (Covid-19) - 5/7/2020 Michel Quintana
Michel Quintana/ Redacción Televisión Canaria.
Es su tiempo, su sangre y su voluntad. Podrían negarse, evitar molestias pero no lo hacen porque creen que es el momento de la investigación. Son los voluntarios que ayudan a saber por donde ha ido caminando el virus en nuestras islas porque lo de esa vacuna que arregle el mundo es un cuestión lenta, en una fase inicial.

Todo son fases con esta pandemia. Incluso dicen que hay una en la que habrá banderas verdes en las playas. Solo entonces es cuando algunos decidirán bañarse.
Habría que hacerlo en una casa limpia. En esa casa que es el mar al que queremos volver para bañarnos. Tan egoístas hemos sido, que ninguna norma, ninguna de nuestras ostentosas convenciones climáticas, impuso una restricción tan severa y beneficiosa para el planeta como este virus.

Y arreglando bicicletas también ayudamos a limpiarlo. Seguramente no ha sido una tonelada el material usado en algún taller pero que empecemos a sacarlas del trastero significa mucho. Un guiño a la sostenibilidad. Porque hasta la moda puede surgir de las cadenas de basura, de los plásticos puede generarse economía. Y de algunas plantas y del sol que no solo sirve para quemar turistas. Son nuevas economías que necesitan explotar el talento que hay en las islas. Para explotarlo hay que formarlo. Darle todo el material necesario.

Un cura cuenta que se ha suspendido el rito de la paz. Que no sea un rito la paz ahora que muchos, los militares incluidos, forman para premiar a quien hace el trabajo sucio. Algo nunca visto, dice un niño. Y eso que aún no le habíamos enseñado esta maravilla. Un parque único. Es la Caldera de Taburiente. Es La Palma. Es el pinar, la sauceda, el agua y el tiempo inmóvil en estos riscos, en este mundo en el que incluso nos olvidamos de porqué estamos aquí.