Libres los niños, libres los libros

Se confirman las medidas de desconfinamiento para menores en el día que celebramos, entre frases y autores, el Día del Libro.

Coronavirus (Covid-19) - 4/23/2020 Michel Quintana
Michel Quintana/ Redacción Televisión Canaria.
Correr por un pasillo, por mucho obstáculo que pongamos y que se van a saltar, también cansa. Así que estos hombres tan serios, ministros y vicepresidentes, han dado una alegría a los que hicieron de la casa su patio y su escuela. Ellos son felices porque saldrán a tomar el sol.

Si, el sol, Valentina. No necesitas verlo para sentirlo tanto o más que nosotros. Como tú muchos también han resistido el encierro en su propio mundo, con algo menos de luz pero no menos valientes.

Gritó el Quijote que "ellos son gigantes". Lo son, los niños, tan grandes que no podemos olvidar que tiene su propia voz. Y quieren ser escuchados.

A ellos se les abre una puerta, desde la que nos saluda María, que aún no se sabe cuando estará abierta para nuestros abuelos, nuestros padres. Para los que tanto han cuidado y siguen esperando. Quieren ver a sus hijos, a sus nietos.

Ellos, todos, saldremos, antes o después y llenaremos las calles, el mundo como dijo Lorca. Lo haremos con otro tacto, lavándonos las manos.

Esas medidas seguro que ayudaron a la gran noticia de la jornada. La Gomera libre de Covid 19. Las calles vacías ya liberaron tres islas, alguna pensando en otra imagen diferente para sus playas en menos de un mes.

Y ahí está. El gran dilema. Luchar con ese virus pero empezar a llenar estas cajas que ahora apenas dan para comer.

Mientras nos llega el deseo de salir de Francisco. Encerrado en Santa Cruz, en Bolivia, a miles de kilómetros con un océano por medio.

Preparemos una silla. Y escuchemos. "Beber de una fuente", beber ese placer que derrama un libro. Leer a esos autores que se consideran obreros de la cultura. "Es lo que hay" dice Alexis Ravelo. Y lo que hay son miles de libros, esperándonos.

Miles de historias, de frases, llenas de futuro aunque lleguen del pasado, de un escritorio como este donde Don Benito Pérez Galdós ya escribió el lugar en el que está la libertad:
"No encerrarán entre murallas mi pensamiento. Resido en las estrellas"
Fortunata y Jacinta