EMERGENCIA SANITARIA

Las solicitudes de alimentos aumentan en la parroquia de Añaza y Los Gladiolos

El párroco local, Pepe Hernández, gestiona la atención a más de 160 familias que se acercan una vez a la semana a la iglesia para recibir una caja con comida.

Canarias - 6/16/2020 Redacción Televisión Canaria
Estela Díaz / Juanjo Martín
Una de cada cuatro familias vulnerables ha perdido el empleo o parte del sueldo durante el estado de alarma, según la ONG Save the Children. La crudeza de esta pandemia se nota especialmente en los barrios. En Añaza y Los Gladiolos (Santa Cruz de Tenerife) sus vecinos han encontrado un salvador: se llama Pepe Hernández y es el cura de la parroquia.

Es la otra cara de la crisis provocada por el Covid-19. En plena desescalada, las colas del hambre prosiguen su escalada y la demanda de ayuda se ha duplicado tras los meses de confinamiento.

En la iglesia todos los miércoles la cola ocupa la calle. Más de 160 familias se acercan para recibir una caja con comida. Alimentos no perecederos y la fruta y hortaliza que plantan en el huerto urbano. Pepe, el sacerdote de la parroquia, y los voluntarios de la Fundación Canaria Buen Samaritano se han convertido en sus salvadores.

Esta ayuda asistencial se compagina con actividades que van desde cursos de cocina e informática a talleres de formación para mujeres. Se trata, se gún Pepe Hernández, de predicar con el ejemplo para dar respuesta a la necesidades de sus vecinos.