Efecto del confinamiento

Las separaciones crecieron un 72% en Canarias tras el fin del confinamiento

Canarias registró durante el pasado año 2020 la tasa más alta de disoluciones matrimoniales de España.

Canarias - 3/8/2021 Redacción Televisión Canaria
Una pareja en una playa (Imagen Freepik.com) Una pareja en una playa (Imagen Freepik.com)
Todos los registros sobre rupturas matrimoniales en Canarias durante el pasado año 2020 apuntan al tercer trimestre del año -de julio a septiembre, cuando finalizó el confinamiento– como el más intenso en cuanto a rupturas matrimoniales, y el segundo (el que coincidió plenamente con la reclusión domiciliaria, de abril a junio) como el más tranquilo, según se desprende de los datos recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial.

Así, la comparativa entre 2019 y 2020 apunta que en el primer trimestre de 2020 (antes del confinamiento) se registro un descenso del 22% en el ingreso de divorcios no consensuados. En el segundo trimestre (en pleno confinamiento) se computaron un 30,9% menos de casos, mientras que en el tercer trimestre, cuando se acabó la reclusión, el incremento fue del 30,9%.

En el último trimestre siguieron creciendo las demandas, pero sólo un 1,2%. Similar situación se dio en referencia a los divorcios consensuados: bajaron un 12,4% en el primer trimestre de 2020 y un 26,9 en el segundo, para subir un 12,5% en el tercero y aumentar un 2,1% en el cuarto.

En lo que se refiere a separaciones no consensuadas, comenzaron el año (de enero a marzo) con un 0% de crecimiento, bajaron un 85% en el segundo trimestre y en el tercero aumentaron un 14,3%, bajando de nuevo entre octubre y diciembre un 20%.

Separaciones consensuadas

Las separaciones consensuadas en las islas registraron un diferencial más
abultado antes y después de la reclusión: en el primer trimestre bajaron un
38,5% en referencia al mismo periodo de 2019, en el segundo continuaron
la caída (-62%), pero en el tercero y el cuarto sufrieron un notable aumento
(72,2% y 68,2%, respectivamente).

De otro lado, según los datos difundidos por el servicio de estadística del Gobierno de los jueces, Canarias registró durante el pasado año 2020 la tasa más alta de disoluciones matrimoniales de España: 23,6 casos por cada 10.000 habitantes -3,6 casos más que la media nacional-. El segundo territorio con mayor número de divorcios y separaciones fue la Comunidad Valenciana, con una tasa de 23,5, y el tercer puesto lo compartieron Baleares y Murcia, con 22,4.

A pesar de ser el territorio con los datos más altos en lo que se refiere a rupturas matrimoniales (el concepto engloba nulidades, separaciones y divorcios, tanto consensuados como no consensuados), el Archipiélago registró durante el pasado año una disminución del 7,4% en este tipo de litigios civiles en la comparativa con 2019. En aquel año se computaron 5.543 casos, mientras que en el ejercicio pasado fueron 5.1278.

En detalle, Canarias inició a lo largo del año pasado 2.233 procesos de divorcio no consensuado (un 7,4% menos que en 2019); 2.729 de divorcio consensuado (-6,8%); 60 de separación no consensuada (-17,8%); 106 de separación consensuada (-8,6%) y seis procesos de nulidad, los mismos que en el ejercicio anterior.