Tratamiento: cama y descanso, beber mucho y antitérmicos para la fiebre".

La vacuna contra la gripe es más eficaz entre finales de octubre y principios de noviembre

El virus de la gripe es muy contagioso porque se contagia por:"Por aire, a través de las gotas de saliva expulsadas al toser o estornudar; por la mucosa oral, o por compartir cubiertos que no se han limpiado debidamente".

España - 10/22/2019 EUROPA PRESS
Una doctora vacuna a una paciente. (INTERNET) Una doctora vacuna a una paciente. (INTERNET)
Vacunarse contra la gripe entre finales del mes de octubre y principios de noviembre hace que aumente la efectividad de la inmunización de los pacientes, además de evitar problemas de suministro, según la responsable del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Vithas San José, la doctora Natalia Oderiz.

Estas pautas están respaldadas por el Ministerio de Sanidad, que considera este período como el idóneo para desarrollar la campaña de vacunación de la gripe en aras de adelantarse al patrón epidemiológico de la infección y optimizar su efectividad. Según el Centro Nacional de Epidemiología, la vacunación en uno de los grupos de riesgo más vulnerables -mayores de 64 años- evitó en torno al 40 por ciento de los fallecimientos e ingresos en UCI.

Según el médico de Urgencias en Vithas San José de Vitoria, el doctor Luis Arranz, el beneficio más importante de la vacuna es crear inmunidad natural (defensa) a través de la inoculación del virus atenuado, "con lo cual, en el momento en que se está en contacto la respuesta del sistema inmune es más rápida y efectiva", ha afirmado el especialista.

Tal y como ha explicado el doctor, la vacunación antigripal tiene como objetivo reducir la mortalidad y morbilidad asociada a la gripe y el impacto de la enfermedad en la población. Por ello, la vacuna va dirigida fundamentalmente a las personas que presentan mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer la gripe. Arranz ha afirmado que deberían contemplar seriamente la opción de vacunación tres grupos: las embarazadas, los ancianos y los llamados grupos de riesgo, como los pacientes con enfermedades respiratorias tales como bronquitis crónica, pacientes trasplantados, inmunodeprimidos y oncológicos.

"El personal sanitario, las personas que conviven de manera cercana con enfermos, y los grupos de riesgo, deberían valorar positivamente la vacunación como forma preventiva", ha aconsejado el especialista. Por otro lado, los niños, jóvenes y personas de mediana edad, se consideran grupos inmunocompetentes, es decir, que son capaces de superar la enfermedad sin ningún tipo de complicaciones, "por lo que no deberían vacunarse ya que ellos por sí mismos serían capaces de desarrollar inmunidad natural una vez pasada la infección", ha explicado.

En cuanto al perfil de paciente al que se le contraindica la vacuna, el doctor Arranz ha afirmado que esta vacuna en principio "no afectaría negativamente a ningún paciente aun teniendo alguna patología o enfermedad", sin embargo, los pacientes alérgicos a las proteínas del huevo sí que deberían hablar con su médico porque dependiendo de sus síntomas, puede contraindicarse dependiendo el caso.

Los efectos secundarios pueden desempeñar en fiebre, dolores musculares generalizados, es decir, lo que se conoce como 'pseudogripe', y que puede durar entre 1 y 2 días. También puede producir reacción cutánea en el lugar de inoculación y reacción alérgica a la vacuna como efectos secundarios más graves.

Según el doctor Arranz, se trata de una vacuna con 'mala prensa' debido a que existen estudios, normalmente prospectivos (es decir, una vez realizada la campaña de vacunación de ese año), que no justifican su eficacia debido a que la cepa del virus inoculado en la población no haya sido la correcta.

Esto se produce a causa de que existen diferentes cepas, por lo que cada año varía el tipo de vacuna, dependiendo de los años anteriores se reúne un comité de expertos en epidemiologia y se decide qué cepa se va inocular en la campaña de vacunación, intentando averiguar a través de estadística cómo va a ser la mutación del virus de la gripe antes de que entre en el medio.

Por esto, el especialista subraya la importancia de vacunarse todos los años. "El virus de la gripe o virus influenza tiene 2 tipos: A y B, y a su vez se divide en varios subtipos (H y N). El virus muta todos los años y siempre de forma diferente, con lo cual, la inmunidad creada en los años anteriores no nos sirve. Se trata de proteger a la población en riesgo para que no enferme, evitar contagios y sus posibles complicaciones", ha explicado el doctor.

CONTAGIO Y SÍNTOMAS

El virus de la gripe es muy contagioso porque se contagia por tres vías. "Por aire, a través de las gotas de saliva expulsadas al toser o estornudar; por la mucosa oral, o por compartir cubiertos que no se han limpiado debidamente", ha afirmado el responsable del Servicio de Medicina Interna del Hospital Vithas 9 de Octubre, el doctor Ruiz.

Para evitar el contagio de la gripe, el doctor ha recordado que es fundamental lavarse las manos, no coger pañuelos usados, estornudar o toser poniéndose un pañuelo delante y no compartir vasos y cubiertos, así como quedarse en casa mientras dura la enfermedad, si es posible.

El periodo de contagio se establece un día antes de que aparezcan los síntomas y hasta 5 días después de que se inicien. "En niños, sin embargo, se puede exceder hasta 10 días después", ha puntualizado el doctor Baixauli.

Más allá de la molestia que supone el obligado "retiro" de la rutina diaria para pasar por el ineludible proceso gripal, la gripe no es, en la inmensa mayoría de casos, una enfermedad grave. Entre los síntomas se encuentran el dolor de cabeza, fiebre alta, malestar general, dolores musculares y articulares generalizados. En los más pequeños, incluso vómitos, diarreas y hasta cuadros bronquiales.

No siempre resulta fácil distinguir un catarro de la gripe. La fiebre alta que se alcanza en un proceso gripal y el dolor muscular de inicio brusco son sin duda las diferencias más marcadas. La gripe aparece como pequeños brotes generalmente a partir de noviembre. Cuando se da en mucha gente a la vez al mismo tiempo, ocurren las famosas epidemias.

El tratamiento de la gripe es el de los síntomas: "cama y descanso, beber mucho y antitérmicos para la fiebre". Los antibióticos no son eficaces para luchar contra el virus y sólo serán necesarios en los casos en los que aparezcan complicaciones.