La sequía impone restricciones en La Palma

El cultivo de plataneras en Fuencaliente, en situación crítica por la falta de lluvias. Sanidad detecta dos nuevos casos positivos de Covid-19 en la isla.

Canarias - 6/7/2020 Redacción Televisión Canaria
Informan Mónica Gómez / Aniano Padrón.
A partir de mañana se eliminarán algunas de las restricciones que se decretaron con el estado de alarma, pero en La Palma seguirán habiendo otras restricciones. Son las que afectan al consumo de agua y se deben a la sequía.

La ausencia de precipitaciones de los últimos años ha llevado a la isla a una difícil situación que ha obligado ya a restringir el agua tanto para los agricultores, a los que se les han impuestos turnos de riego, como para los vecinos en algunos municipios, que limitan el consumo de abasto.

Es una situación crítica. Así califican los agricultores el escenario, a la espera de que los pozos comiencen a meter agua en el sistema. Urge aliviar la situación que padecen especialmente en la zona de Fuencaliente, donde más de 250 hectáreas de plátanos tienen problemas para ser regados, y también en el Valle de Aridane.

Miguel Martín, presidente de ASPA, lo ha comentado este domingo ante los micrófonos de Televisión Canaria.

Desde la Asociación de Agricultores y Ganaderos de La Palma consideran clave el arreglo del canal Barlovento-Fuencaliente y avanzar hacia sistemas de riego modernos que permitan ahorrar agua. Creen que el panorama no revertirá hasta dentro de tres o cuatro años.

Situación sanitaria

Mientras, desde el punto de vista sanitario, este domingo se han detectado dos nuevos casos positivos por Covid-19 en la isla. No se registraban contagios desde el lunes.

Tras varios días sin registrar contagios en la Isla, entre las 70 pruebas que se realizaron ayer se han detectado esos dos nuevos positivos, que se encontraban ambos asintomáticos, por lo que sube el número de casos activos hasta los 10, todos están en aislamiento domiciliario. Hoy no hay altas por lo que siguen siendo 86 los pacientes recuperados. Un revés para la isla, justo a las puertas de la fase 3.