Informe de coyuntura de la CEOE

La patronal advierte que la carestía del alquiler puede distorsionar la economía canaria

Como remedio, los empresarios reclaman "una rápida adaptación del planeamiento" a la nueva legislación territorial y así "liberar suelo para nuevas viviendas y otorgar licencias en solares aptos".

Canarias - 15/05/2018 EFE
La escasez y la carestía de las viviendas de alquiler en Canarias podría distorsionar la actividad económica e incluso el mercado de trabajo, ha advertido la CEOE de Tenerife en su informe de coyuntura económica del primer trimestre del año, en el que considera que se trata de un problema potencial a corto y medio plazo para el crecimiento.

Como remedio, los empresarios reclaman "una rápida adaptación del planeamiento" a la nueva legislación territorial y así "liberar suelo para nuevas viviendas y otorgar licencias en solares aptos".

Según el informe de coyuntura de la CEOE, la economía canaria crecerá un 2,4% en 2018, medio punto menos que el avance del 2,9% registrado en 2017, cuando ya bajó desde el 3% de 2016.

La CEOE de Tenerife atribuye la desaceleración del crecimiento a la recuperación de los mercados turísticos competidores de Turquía, Túnez y Egipto y a la contención del consumo interno.

No obstante, el aumento del consumo y de la inversión públicos compensará parcialmente la caída del turismo, según el informe, realizado por la consultora Corporación 5.

En el informe, se calcula que el Producto Interior Bruto Canario avanzó un 0,6% en el primer trimestre del año, con lo que en términos interanuales el crecimiento se redujo al 2,7%.

"Los motores del crecimiento durante los dos últimos años, el turismo y el consumo interno, ralentizan su tasa de crecimiento", indica el informe.

El incremento de 1,2 millones de turistas en los países competidores afecta ya a la contratación anticipada de algunas zonas de Canarias para los próximos meses y "desde el mes de abril está comenzando a reducirse el número de turistas extranjeros", constata el informe empresarial.

El informe señala que la construcción está recuperando actividad gracias a la obra publica y a la rehabilitación, pero no en cuanto a la edificación de viviendas nuevas, que se sitúan en el nivel más bajo desde que hay datos oficiales, 1990.

En 2017 se dio licencia de construcción únicamente para 1.500 viviendas en todas las islas, una cifra "claramente insuficiente para satisfacer la demanda de nuevos hogares", más aún con la creciente competencia del alquiler vacacional, indican los empresarios.

"A corto y medio plazo puede generarse un grave problema de escasez y carestía de viviendas en alquiler", en especial en zonas turísticas y grandes ciudades, lo cual puede "distorsionar la actividad económica e incluso el mercado de trabajo", subraya la CEOE tinerfeña.

Los empresarios destacan la importancia de que se potencie la inversión pública y que se aprueben el REF económico y los presupuestos del Estado para que la desaceleración económica no sea brusca.