La justicia revisa el asesinato sin resolver de Urbana Ramos

La instrucción judicial se reactiva tras pedir la Guardia Civil y la Fiscalía que se aplican nuevas técnicas de ADN sobre pruebas recopiladas en el momento del crimen hace 16 años.

Canarias - 17/07/2017 Redacción Televisión Canaria
El Juzgado número 2 de Arona (Tenerife) ha reabierto el caso de Urbana Ramos, casi 16 años después de su asesinato, ocurrido en Fonsalía, en el sur de Tenerife.

La madrugada del 9 de noviembre de 2001, Urbana salió de su domicilio para ir a trabajar; pero nunca llegó a su destino. Esa misma mañana el cuerpo fue encontrado en una pista de tierra cercana a su casa. Su asesino la golpeó y la apuñaló y registró a fondo su vehículo. En el momento de su muerte, Urbana, madre de dos hijos, acababa de iniciar los trámites de separación de su marido.

La Guardia Civil y la Fiscalía promovieron la reapertura del caso para que las pruebas recopiladas en 2001 vuelvan a ser analizadas con los nuevos métodos de detección de ADN que permiten resultados más precisos. Entre ellas, un guante hallado en el vehículo donde se encontró el cadáver de la mujer.

El principal sospechoso, el exmarido de Urbana, que siempre ha reivindicado su inocencia, tendrá que someterse a estas nuevas pruebas forenses. Todo apunta a que la jueza le pedirá a lo largo del juicio que entregue una nueva muestra de ADN a los investigadores para ser analizada.

Los familiares, que llevan años luchando para que su crimen no quede impune, esperan que este proceso judicial permita determinar quién fue su asesino. Este procedimiento judicial puede ser la última oportunidad para que el crimen no quede impune.