La Delegada del Gobierno rechaza "encerrar" a los inmigrantes en un cuartel militar

Máñez ha señalado que respeta las decisiones de las instituciones y ha recordado que la atención a los menores corresponde al Gobierno de Canarias y a los cabildos.

Canarias - 12/10/2018 EFE
Elena Máñez, Delegada del Gobierno. Elena Máñez, Delegada del Gobierno.
La delegada del Gobierno en Canarias, Elena Máñez, ha asegurado que el archipiélago no está en riesgo de sufrir una crisis de inmigración irregular como la vivida con los cayucos en 2006, a pesar del aumento de pateras habido en las últimas semanas.

En lo que va de año, han llegado a Canarias un total de 39 embarcaciones con 943 inmigrantes a bordo, ha asegurado Máñez en el acto institucional de la festividad de la Virgen del Pilar, patrona del Cuerpo de la Guardia Civil.

Asimismo, ha afirmado que el Servicio Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) "funciona y gracias a él no estamos sufriendo una crisis" como la de los cayucos, con la llegada masiva de embarcaciones a las islas.

"Se trabaja en origen" y se evita que salgan embarcaciones, con vigilancia por mar y aire, y con labores de información en otros países y de control de mafias que trafican con personas.

Máñez ha recordado que durante estos meses las condiciones marítimas son favorables para la llegada de pateras, lo que facilita su travesía.

"Estamos trabajando desde hace meses previendo un incremento que ya se veía venir desde el año 2017", ha dicho.

En cuanto al radar de vigilancia que está inoperativo en Lanzarote, ha señalado que no se ha podido poner en marcha por problemas burocráticos.

"Una cosa es que haya un medio que no se ha podido habilitar, y otra cosa es poner en cuestión todo el sistema, porque el SIVE en su conjunto funciona", ha dicho.

Respecto a la declaración de emergencia humanitaria por parte del Cabildo de Lanzarote debido al número de inmigrantes menores no acompañados, la delegada del Gobierno ha mencionado que "en Andalucía, que hay 5.000 menores, también habría una declaración de emergencia humanitaria" entonces.

Máñez ha señalado que respeta las decisiones de las instituciones y ha recordado que la atención a los menores corresponde al Gobierno de Canarias y a los cabildos.

Asimismo, ha mencionado que en su reciente etapa como consejera del Cabildo de Gran Canaria, ya alertó de la necesidad de medidas para poder afrontar el previsible aumento de menores inmigrantes.

"No es justo centrar el foco en si se ha autorizado o no un cuartel, porque estamos centrando el debate en si se ha autorizado o no un cuartel, y estamos hablando del drama humano de personas".

Según ha indicado, el cuartel de Lanzarote tiene que estar disponible por razones de seguridad, ya que si, por ejemplo, fuera necesario desplegar la Unidad Militar de Emergencias en la isla por alguna razón, haría falta.

"Por razones de seguridad no ha sido posible" y se ha buscado un albergue como alternativa, opción que para la delegada del Gobierno es la más conveniente, pues los menores están en régimen abierto de acuerdo a la legislación, "no se trata de encerrarlos".

Máñez ha recordado que la llegada de inmigrantes en pateras se produce también en otras comunidades y "Andalucía está sufriendo una presión muchísimo mayor que Canarias".

Sin embargo, ha reconocido que hay dificultades por parte de los cabildos para acogerlos y que todas las administraciones deben colaborar en el asunto.

"No estoy quitándole importancia, ni mucho menos, a la situación que se está viviendo en Lanzarote", ha asegurado.

Igualmente, ha destacado que "la migración irregular debe abordarse desde la cooperación y la lealtad institucional, no puede abordarse desde la crispación".

"En esa lealtad van a encontrar siempre a la Delegación del Gobierno, con total predisposición y las puertas siempre abiertas", ha dicho.

Respecto a la relación con el Gobierno de Canarias sobre el asunto, ha dicho que "atendemos todas sus solicitudes y tratamos de hacer un trabajo conjunto y las puertas van a estar siempre abiertas, no puede ser de otra manera".