LA PRIMERA PRESENCIAL DESDE LA CRISIS

La conferencia de presidentes será el 31 de julio en San Millán de la Cogolla

El órgano de máximo nivel político de cooperación multilateral entre el Estado y las 17 Comunidades Autónomas y las Ciudades autónomas de Ceuta y Melilla desde que estalló la pandemia del coronavirus, se han celebrado de forma telemática catorce veces.

España - 7/24/2020 EFE
La próxima conferencia de presidentes y la primera presencial desde que comenzó la pandemia del coronavirus se celebrará el próximo 31 de julio en San Millán de La Cogolla (La Rioja), según ha confirmado la Moncloa.

Desde que estalló la pandemia del coronavirus, se han celebrado de forma telemática catorce conferencias de presidentes, todas de forma telemática, y ésta será la primera reunión presencial en esta crisis.

Según recuerda el Gobierno en un comunicado, fue la presidenta de La Rioja, Concha Andreu, la que propuso celebrarla en el citado municipio "en reconocimiento al papel emblemático que ha desempeñado este enclave en la cultura europea desde hace mil años".

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, subrayó hace unas semanas su intención de celebrar la primera conferencia presencial a finales de julio y será finalmente el último día de este mes cuando tenga lugar este encuentro.

La Conferencia de Presidentes, constituida el 28 de octubre de 2004, es el órgano de máximo nivel político de cooperación multilateral entre el Estado y las 17 Comunidades Autónomas y las Ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Esta reunión va a tener lugar pocos días después de alcanzarse el en Bruselas el acuerdo para el fondo de recuperación europeo, por el que España recibirá 140.000 millones de euros, algo más de la mitad en ayudas directas.

Los planes económicos para recibir estas ayudas y su reparto serán previsiblemente uno de los puntos a debatir en esta cita que se produce en un momento de numerosos rebrotes de la epidemia de coronavirus repartidos por toda la geografía española.

Tras el fin del estado de alarma todas las competencias están en manos de las comunidades autónomas, que están tomando distintas medidas para hacer frente a esto rebrotes.

La Conferencia de Presidentes se celebró, en sus primeras ediciones, con una periodicidad irregular.

Durante el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se celebraron tres reuniones (28 de octubre de 2004, 10 de septiembre de 2005 y 11 de enero de 2007) y en el segundo una (14 de diciembre de 2009).

Mariano Rajoy celebró una sola conferencia en su primer mandato (2 de octubre de 2012) y otra en el segundo (enero de 2017).

Con la crisis del coronavirus se celebraron catorce conferencias de presidentes de forma telemática.

El objetivo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es que esta reunión se celebre con una periodicidad anual, tal y como se estableció en el reglamento aprobado en la V Conferencia, subraya Moncloa en un comunicado.

San Millán de la Cogolla ya acogió en octubre de 1992 un primer encuentro de presidentes autonómicos, en un acto que sirvió de homenaje a todas las lenguas del Estado.

En 1997 los monasterios de San Millán de la Cogolla, Suso y Yuso, fueron catalogados por la Unesco como patrimonio de la humanidad.


Un reparto justo del fondo de recuperación europeo y mayor coordinación ante los brotes de coronavirus serán algunas de las demandas que plantearán los responsables de los Gobiernos autonómicos al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en la próxima Conferencia de Presidentes.

La reunión se produce en un momento complicado en materia de salud pública, porque se han multiplicado los brotes de contagios repartidos por toda la geografía española.

La Conferencia de Presidentes se celebrará diez días después de que en Bruselas se lograse el acuerdo para el fondo de recuperación europeo, de 750.000 millones de euros. Para poder financiar este fondo, Europa emitirá deuda conjunta por primera vez.

A España le corresponderán 140.000 millones, de los que algo más de la mitad serán ayudas a fondo perdido y el resto en créditos.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, explicó que el presidente desea mantener la línea de diálogo abierta con los gobernantes autonómicos desde que se inició la crisis del coronavirus y quiere también explicar en este encuentro lo que supone el fondo europeo.

El Gobierno, añadió, entiende que todos los presidentes deben involucrarse en las medidas para la recuperación. "Es imprescindible contar con ellos", dijo Montero.

Y del fondo europeo quieren hablar también los presidentes autonómicos, que esperan de Sánchez un mayor detalle sobre cómo se va a repartir.

Así, un reparto "justo" piden presidentes como el de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, o el murciano Fernando López Miras. Revilla espera que no sea como la distribución de fondo Covid-19, que consideró "absolutamente injusta" para su comunidad.

Habrá otras demandas económicas, como la que hará Navarra para que se "clarifiquen" sus posibilidades financieras tras quedar fuera del fondo Covid debido a su régimen fiscal propio.

Y el presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page, ha dicho este viernes que propondrá en la reunión una revisión de la financiación autonómica "habida cuenta del éxito" logrado con el fondo europeo.

Ni el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ni el lehendakari, Iñigo Urkullu, han decidido si asistirán a la cita en La Rioja.

Fuentes de la Presidencia del Gobierno Vasco han explicado a Efe que Urkullu no tiene ninguna pega para asistir a esta cita, pero lo hará en función de su agenda y del orden del día de la reunión.

Y Torra decidirá si acude o no en función de cómo evolucione en los próximos días la COVID-19 en Cataluña.

Esta comunidad está siendo una de las más afectadas por los brotes de coronavirus, aunque los hay por toda la geografía.

Por eso es previsible que buena parte de la reunión de San Millán de la Cogolla se dedique a estudiar la situación sanitaria del país ante la multiplicación de rebrotes.

El presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijóo, planteará por la necesidad de establecer una coordinación a nivel nacional y de contar con una legislación adecuada para que las autonomías puedan actuar cuando surja un brote en su territorio.

En este sentido, Feijóo ya ha reclamado en varias ocasiones al Gobierno central un plan de brotes nacional y que se reforme la Ley Orgánica de Salud Pública de manera que, sin tener que declarar el estado de alarma.

La Xunta pone como ejemplo de descoordinación el asunto de las mascarillas. La mayor parte de las comunidades obligan a utilizarlas, pero Madrid, una de las más golpeadas por la pandemia, ha decidido no hacerlo.

En este capítulo, Emiliano García-Page, reclamará, por su parte, que se cree una reserva estratégica de medicamentos y de vacunas contra la COVID-19, cuando ésta se desarrolle, para evitar problemas de falta de suministro como ocurrió en su momento con las mascarillas. El Gobierno en cualquier caso ya se ha comprometido a preparar dichas reservas.