PERÚ

Keiko Fujimori es detenida por presunta financiación ilegal

La detención se produce en el marco de una investigación sobre la financiación en la campaña para las elecciones de 2011, en la que han sido detenidas 20 personas, entre ellas Keiko.

Mundo - 11/10/2018 EUROPA PRESS
La líder de la oposición peruana, Keiko Fujimori, ha sido detenida tras prestar declaración en la sede de la Fiscalía, en Lima, en el marco de las pesquisas judiciales sobre la supuesta financiación ilegal de su campaña para las elecciones presidenciales de 2011.

Fujimori debía acudir solamente para declarar pero ha quedado detenida por el conocido como 'caso Cócteles', en el que se investiga las presuntas aportaciones que hizo a su campaña electoral la constructora brasileña Odebrecht, epicentro de una red de cobro de sobornos a cambio de obra pública en todo América Latina.

"Estábamos dentro de la Fiscalía, en el primer piso. (El fiscal del caso) Nos cita a las diez de la mañana para declarar, en el primer piso. Sin siquiera llegar al sexto piso, nos detienen", ha relatado a RPP la abogada de Fujimori, Giuliana Loza.

El juez instructor Richard Concepción Carhuancho ha ordenado la detención preliminar durante diez días de Fujimori y otras 19 personas, entre ellas los ex ministros Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya, por un presunto delito de blanqueo de capitales.

Loza ha considerado que, al menos en lo relativo a su representada, se trata de "una medida totalmente abusiva", "un atropello", porque "el único argumento" que muestra la resolución judicial es "ser presidenta de Fuerza Popular durante la campaña de 2011".

Carhuancho sostiene en su escrito que la detención de estas 20 personas, incluida Fujimori, obedece a "fundados elementos de convicción" que vinculan a los sospechosos "con los delitos de lavado de activos, peligro de fuga y obstaculización" de la investigación.

Los investigadores creen que se creó "una organización criminal en el interior del partido político Fuerza 2011 (posteriormente renombrado como Fuerza Popular) que tenía entre sus fines obtener el poder político recibiendo para ellos aportes ilícitos".

El marido de Fujimori, que la había acompañado a la Fiscalía y ha sido testigo de la detención, ha atribuido este movimiento judicial a "una persecución política". "Creo que esta injusticia ha llegado a su punto máximo. Esto no es justicia, esto no es política, esto es un abuso y mi esposa va a salir de esto más fuerte", ha dicho Mark Vito.

Keiko habla de "persecución política"

Por su parte, Keiko ha denunciado en una carta manuscrita publicada en su cuenta en la red social Twitter que ha sido detenida "sin fundamentos jurídicos" cuando se presentó "voluntariamente" ante la Fiscalía".

"La persecución se ha disfrazado de justicia en nuestro país. Me han perseguido 18 años y nunca han mostrado una prueba, y así sin pruebas en mi contra estoy privada de mi libertad, con la frente en alto y el espíritu de lucha intacto", ha dicho.

"Ya la semana pasada anularon abusivamente el indulto humanitario a mi padre (el expresidente Alberto Fujimori) y ahora a mí y otros 'fujimoristas' nos detienen. ¡Esto se llama persecución política!", ha denunciado.

De esta manera, ha indicado que "no van a truncar" el "proyecto político" de su partido, al tiempo que ha pedido a sus seguidores "reforzar el trabajo en las bases". "Siempre orgánicos, levantemos nuestra voz", ha agregado.

"El 'fujimorismo' es un sentimiento que crece en momentos de adversidad. Esto será sólo un capítulo más de persecución. Saldremos más fortalecidos de esta injusticia. Fuerza, mucha fuerza"; ha remachado.

Fujimori padre, en "shock"

Por su parte, el expresidente Alberto Fujimori, "está en 'shock'" por la detención de su hija, según ha contado a RPP una fuente cercana al antiguo mandatario. Fujimori padre está en un hospital a la espera de volver a prisión tras la revocación de su indulto esta misma semana.

Fujimori, condenado en 2009 a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad, está "muy afectado en su salud", ha asegurado la misma fuente. El ex jefe de Estado sufre un cáncer de lengua, así como dolencias propias de su edad, 80 años. Su debilidad es precisamente su principal argumento para pedir el perdón presidencial.

Keiko Fujimori es la líder de Fuerza Popular, la primera formación política en el Congreso, aunque situada en la oposición debido a la coalición parlamentaria que sostiene al presidente, Martín Vizcarra, y a su Gobierno.