AUNQUE NO DESCARTA UN ACUERDO

Juncker dice que el riesgo de un Brexit caótico es "muy real"

La salvaguarda para evitar la vuelta a una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte, el llamado ''backstop'', sigue siendo el principal escollo.

Mundo - 9/18/2019 EUROPA PRESS
Boris Johnsono y Jean-Claude Juncker (imagen Europa Press). Boris Johnsono y Jean-Claude Juncker (imagen Europa Press).
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha reconocido este miércoles que el riesgo de un Brexit caótico el próximo 31 de octubre es "muy real", si bien ha añadido que cree que "aún es posible" el acuerdo si el Gobierno británico presenta propuestas claras y creíbles para superar los escollos que bloquean el divorcio negociado durante casi tres años.

"El riesgo de la falta de acuerdo sigue siendo muy real. Esa sea tal vez la decisión del Gobierno de Reino Unido, pero nunca lo será de la Unión Europea. Por eso quiero centrarme en lo que podemos hacer para lograr un acuerdo que creo deseable y que creo que aún es posible", ha dicho Juncker en un debate sobre el Brexit en el pleno del Parlamento Europeo que se celebra en Estrasburgo.

Juncker se reunió el lunes con el primer ministro británico, Boris Johnson, en un almuerzo de trabajo en Luxemburgo en el que también estuvieron presentes los jefes negociadores de ambas partes.

El jefe del Ejecutivo comunitario --que ha definido el encuentro como "en parte" positivo, "amistoso y constructivo"-- ha apuntado que Johnson le trasladó que sigue dispuesto a buscar el acuerdo, pero que, "pase lo que pase", Reino Unido abandonará la Unión Europea el 31 de octubre, "con o sin acuerdo".

La salvaguarda para evitar la vuelta a una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte, el llamado 'backstop', sigue siendo el principal escollo porque para la UE es una "red de seguridad" irrenunciable, pero Londres lo rechaza de plano.

Juncker ha recordado que a pesar de su rechazo, el Gobierno de Johnson no ha presentado ninguna alternativa creíble y "legalmente operativa", y que solo será posible avanzar en las negociaciones técnicas y políticas si el 'premier' presenta propuestas detalladas, viables y "por escrito".

Además, Juncker ha recalcado ante los eurodiputados que no tiene ningún "apego emocional" a la red de seguridad que defiende Bruselas, pero sí a los objetivos que persigue para proteger los Acuerdos de paz de Viernes Santo en el Úlster y el Mercado Único.

Por ello, ha añadido, la Comisión Europea está dispuesta a trabajar "día y noche" para hallar "soluciones técnicas y políticas" con Londres y permitir una salida ordenada a finales de octubre. "No estoy seguro de que lo logremos, queda poco tiempo, pero creo que debemos intentarlo", ha zanjado.

"No basta con decirnos por qué habría que suprimir el 'backstop', necesitamos soluciones jurídicamente operativas en el acuerdo de retirada para responder de manera precisa a cada uno de los problemas y evitar cada uno de los riesgos que crea el Brexit", ha añadido, por su parte, el negociador europeo, Michel Barnier, en el mismo debate.

El político francés ha subrayado que Irlanda es el Estado miembro más vulnerable frente al Brexit por su frontera terrestre con el territorio británico y que la salvaguarda lo que pretende es disponer de un instrumento de último recurso para protegerse.

"La razón de nuestra insistencia no es ideológica, nunca lo fue. Es totalmente pragmática", ha insistido Barnier, quien ha avisado de que las prioridades de la UE siguen siendo proteger los derechos de los ciudadanos, asegurar que Reino Unido cumple con sus obligaciones presupuestarias con la UE y evitar una frontera 'dura' en el Úlster.

Por ello, ha advertido, aunque se frustre el acuerdo negociado durante casi tres años y se produzca un divorcio a las bravas, las líneas rojas del bloque comunitario seguirán siendo las mismas y deberán de resolverse en el futuro, si Reino Unido quiere negociar un marco de relaciones futuras ambicioso.

El pleno del Parlamento europeo aprobará este mismo miércoles una resolución sobre el Brexit pactada por los principales grupos políticos, en la que se destaca la unidad de los Veintisiete en esta crisis, se avisa de que la Eurocámara no aceptará ningún pacto sin salvaguarda para Irlanda y se tiende la mano a una nueva prórroga si es para que Reino Unido convoque nuevas elecciones o un referéndum.