ARTE

José Julio Rodríguez, el primer pintor abstracto de Canarias

Un libro recupera la figura del pintor canario José Julio Rodríguez, artista que experimentó con la abstracción en los años 40, convirtiéndose en el primer canario que expuso arte abstracto en las islas.

Cultura - 11/27/2020 Redacción WEB Televisión Canaria
A pesar de su lejanía respecto del continente europeo (y quizás, gracias a ella), Canarias conoció casi de primera mano algunos de los movimientos culturales más interesantes del siglo XX. Con la inestimable ayuda del grupo de intelectuales vinculados a Gaceta de Arte, con Eduardo Westerdahl como aglutinador, el archipiélago participó del desarrollo de propuestas tan decisivas que abarcaron desde la plástica al teatro, la literatura o la arquitectura.

La Biblioteca de Artistas Canarios recupera la figura de José Julio Rodríguez (Los Llanos de Aridane, 1916 - Madrid, 2002), artista iniciado como todos en la figuración pero que se atreverá a finales de los años 40 a dar el salto hacia una temprana abstracción. Los monotipos presentados en el Museo Canario de Las Palmas de Gran Canaria lo convertirán en el primer pintor canario que se adentra en la abstracción, y el primero que expone en las islas; un artista que evolucionará hacia otros lenguajes dejando una producción absolutamente personal que hoy rescatamos.

Hablamos con la doctora Pilar Carreño Corbella, autora de la publicación.

- Las primeras obras que reconocemos de José Julio están dentro de la figuración, muy cerca de lo que hacía en esa misma época Juan Ismael, un pintor muy cercano al palmero ¿Cómo llega un pintor en las islas, en los años 40, a experimentar con la abstracción?

Como el propio pintor ha reconocido es Westerdahl quien le sugiere que explore ese sentimiento abstracto que veía en sus obras.

- Otra vez Westerdahl.

El papel de Westerdahl ha sido fundamental no solo en el contexto español, sino también a nivel internacional con la ya célebre Gaceta de arte en los años ’30. También en la etapa franquista tuvo un papel destacado al ayudar y aconsejar a los artistas que se aproximaban a su domicilio.

- Estas primeras obras abstractas las presenta en la exposición celebrada en El Museo Canario. Es curioso que una institución relacionada con el estudio del pasado aborigen fuera el escenario de una cita tan vanguardista.

El Museo Canario fue un foco de actividad cultural (exposiciones, conferencias, recitales de poesía…) en esos duros años, los artistas como Millares, Fleitas y otros acudían a sus salas a dibujar la cultura material aborigen que se conservaba en sus vitrinas que luego convertían en parte de sus lenguaje plástico, como las Pictografías de Millares.

- El artista los denomina 'monotipos' pero, en realidad, no son grabados.

Efectivamente, no se trata de grabados, sino decalcomanías con o sin tensiones, estas últimas las interviene el artista con trazados geométricos.

- ¿Es esto “lo absoluto”, de lo que habla Westerdahl y Sartoris?

Después de la Primera Semana de Arte, organizada por la Escuela de Altamira en Santander, Sartoris propuso que, en vez de utilizar el término “abstracto”, se sustituyese por “absoluto”; por tanto, lo absoluto en José Julio es su obra abstracta de esos años.

- ¿Hubo relación o algún contacto con otros artistas vinculados a la abstracción como Tàpies? ¿Cuáles son las coincidencias -si las hay- con otros abstractos españoles?

No. El grupo LADAC al que perteneció José Julio presentó sus obras en Barcelona, aunque antes había expuesto el grupo catalán Lais en Las Palmas de Gran Canaria. Quizá el que estaría en la línea de la abstracción sería Enric Planasdurá, pero no se conocieron.

- Efectivamente, otra etapa destacada será su participación en LADAC, junto con Millares y Felo Monzón, entre otros.

José Julio era amigo de Juan Ismael y pasaba temporadas en Las Palmas de Gran Canaria, donde se relacionó con el grupo más activo culturalmente, así lo invitaron a formar parte de LADAC en 1951, aunque el grupo había iniciado sus actividades un año antes.

- La exposición celebrada en Barcelona cosechó interesantes críticas. Son obras sobre lienzo, acabadas y bien pensadas.

Las obras que expuso en Barcelona no regresaron, pero estarían en consonancia con las realizadas sobre un fondo neutro e intervenido con tensiones que figuras geométricas rellenas de arena, además de tres monotipos a la acuarela.

- Y tras un periodo figurativo regresa a la abstracción con una interesante obra que denominó “Neocubismo abstracto”.

A José Julio le gustaba investigar y explorar nuevos territorios plásticos, además acudía a las exposiciones que se celebraban en Madrid y estaba al día. Con la aparición en el panorama plástico de grupos como El Paso o Equipo 57, busca nuevos planteamientos en su pintura.

- En los 60 vuelve a sorprender con una serie muy personal en la que experimenta con técnicas y materiales. El espacialismo, sin embargo, no tuvo buena acogida.

Su obra espacialista es difícil, más para aquella época, ya que precisa de una iluminación que resalte las limaduras de zinc, para que destellen sobre el fondo negro; sin embargo es una serie en la que resume sus experiencias en el campo de la abstracción.

- Por qué dejó de participar en los circuitos artísticos ¿Se agotó su pintura?

Siempre pintó y dibujó hasta el final de sus días, pero alejado de los circuitos comerciales que no le interesaban.

- ¿Cuál, a su juicio, es el lugar que ocupa José Julio en la plástica contemporánea en las islas?

Es uno de los pioneros de la abstracción en España, y el primero en Canarias, pero dado el desconocimiento de su obra aún no se ha valorado en su justa medida. Confío que este libro de la colección BAC contribuya a difundir su producción.


'José Julio Rodríguez', Pilar Carreño Corbella. Biblioteca de Artistas Canarios (nº 63). Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, Gobierno de Canarias, 2019.