LOS ESTUDIANTES NO SUPERAN EL PROMEDIO EUROPEO

España empeora en matemáticas y ciencias en el Informe PISA y Canarias, de las últimas

Canarias, con 460 puntos en matemáticas y 470 en ciencia, es la comunidad autónoma con competencias en educación que presenta resultados más bajos, frente a Estonia con 523 y 530 o China con 591 o 590 puntos.

España - 12/3/2019 EUROPA PRESS
España empeora sus resultados en el mayor examen internacional de competencias educativas, el informe del Programa para la Evaluación Integral de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) que elabora cada tres años la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y cuya edición de 2018 se publica este martes.

En concreto, en matemáticas los estudiantes españoles obtienen 481 puntos, cinco menos que en el anterior informe de 2015, y 483 puntos en ciencias, diez menos que hace tres años. El resultado en ciencias es el peor desde 2006, cuando se empezó a evaluar esta competencia en PISA. A ese mismo año hay que remontarse para encontrar una puntuación similar en matemáticas.

Canarias, con 460 puntos en matemáticas y 470 en ciencia, es la comunidad autónoma con competencias en educación que presenta resultados más bajos.

El informe que presenta la OCDE recoge los resultados de 600.000 estudiantes al finalizar la educación secundaria de 79 países que representan a 32 millones de adolescentes de todo el mundo, y sitúa a España ligeramente por debajo de la media internacional. Tanto en matemáticas como en ciencias, el promedio de los países de la OCDE es de 489 puntos.

En lectura, la tercera de las competencias que evalúa el Informe PISA 2018, los resultados españoles no se han publicado tras detectar "anomalías" en "un porcentaje significativo" de las pruebas realizadas el año pasado en institutos de todo el país.

En la prueba de fluidez de lectura hubo estudiantes que resolvieron 20 preguntas en menos de 25 segundos respondiendo a todas con síes o noes, algo que sucedió en "un pequeño número de centros de algunas zonas de España", según la OCDE. La publicación de los resultados de esta prueba ha quedado aplazada sin fecha mientras se investigan las causas de este "comportamiento anómalo".

La puntuación de los estudiantes españoles en matemáticas y ciencias es equiparable a la obtenida por los jóvenes de Hungría y Lituania. En comparación con países del entorno más próximo, España tiene peores resultados que Portugal y Francia en ambas competencias, aunque mejores que Italia en ciencias. En su análisis, la OCDE señala que a pesar del ligero descenso en los resultados en el Informe PISA 2018, la tendencia de España es estable en matemáticas y ciencia durante los últimos años.

Los estudiantes españoles quedan lejos de los resultados del país con mejor promedio de la OCDE, Estonia, con una puntuación de 523 en matemáticas, 530 en ciencias y 523 en lectura, o de China, que logra los mejores resultados de todos los países participantes, con 591 puntos en matemáticas, 590 en ciencias y 555 en lectura. Por detrás de China, Singapur, Hong Kong y Macao obtienen los mejores resultados internacionales en el Informe PISA 2018.

Cerca de 40.000 alumnos (quinceañeros en el último tramo de la Educación Secundaria Obligatoria) de 1.102 institutos de todas las comunidades españolas participaron en mayo de 2018 en las pruebas para el Informe PISA.

Era la primera vez que la OCDE evaluaba el rendimiento de los estudiantes españoles tras la aplicación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), también conocida como 'Ley Wert' y aprobada en diciembre de 2013 por el Partido Popular, cuya implantación comenzó en el curso 2014-2015.

La elección de los centros que realizaron las pruebas de PISA 2018 fue aleatoria, y de la misma manera se seleccionaron, por azar, los 42 alumnos que debían hacerla en cada instituto. La elección de institutos públicos y privados se ajustó a su proporción en el sistema educativo: un 70% de públicos y un 30% de privados o concertados.

CEUTA Y MELILLA, DESCOLGADAS

El Informe PISA 2018 ofrece resultados segregados por comunidades autónomas que revelan una gran diferencia entre territorios. En matemáticas, casi cien puntos separan a Navarra, que con 503 consigue el mejor resultado de España aunque pierde 15 puntos respecto al informe de 2015, de Ceuta, que tiene 411.

En ciencias, Galicia lidera la clasificación por comunidades, con 510 puntos, superando a Castilla y León, que logra 501 (18 menos que hace tres años cuando fue la mejor región española). A la cola en ciencias también se encuentra Ceuta con 415 puntos.

Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son los dos únicos territorios españoles donde las competencias educativas siguen correspondiendo directamente al Ministerio, y ambas cosechan los peores resultados del país en ambas clasificaciones, a mucha distancia del resto de España. Canarias, con 460 puntos en matemáticas y 470 en ciencia, es la comunidad autónoma con competencias en educación que presenta resultados más bajos.

En España los chicos logran seis puntos más en las pruebas de matemáticas de PISA que las chicas, algo más que el promedio de la OCDE, donde la diferencia entre hombres y mujeres es de cinco puntos. Sin embargo, la brecha de género desaparece en la prueba de ciencias: tanto chicas como chicas lograron un resultado similar en España, cuando a nivel internacional las mujeres logran una media de dos puntos más que sus compañeros varones.

La vocaciones científicas siguen siendo mayoritariamente masculinas. Los estudiantes españoles que sacaron mejores resultados en las pruebas de matemáticas o ciencias, uno de cada tres, tienen la aspiración de convertirse en ingenieros o trabajar en el ámbito científico cuando sean adultos, mientras la proporción entre las chicas es de una de cada cinco.

Las estudiantes con mejor rendimiento en estas pruebas optan más por profesiones del ámbito sanitario, en concreto tres de cada diez. Según el Informe PISA, alrededor del 10% de los chicos y el 1% de las chicas en España esperan dedicarse laboralmente a las tecnologías de la información y la comunicación.

Más allá de los resultados en competencias educativas y de conocimiento, el Informe PISA 2018 revela que el 17% de los estudiantes españoles asegura sufrir acoso escolar al menos una vez al mes, un porcentaje menor al promedio del 23% en los países de la OCDE.

Atendiendo a lo expresado por los adolescentes españoles que hicieron las pruebas de PISA, sus clases tienen más alboroto que en otros países del entorno. El 39% de los estudiantes de España afirma que sus profesores tienen que esperar mucho tiempo a que los alumnos se callen para continuar la lección, cuando en el resto de los países lo apuntan el 26% de los estudiantes.

El 30% de los estudiantes españoles de 15 años admitió que había hecho 'novillos'. En concreto, que se saltó un día de clase en las dos semanas previas a la prueba de PISA. El porcentaje supera la media de la OCDE, donde los alumnos que faltaron a alguna clase fueron el 21%. En cambio, hay menos españoles que dicen ser impuntuales al llegar a clase (44%) que el promedio internacional (48%).

En España, un 10% de los adolescentes dijeron sentirse solos en su centro educativo, frente al 16% del promedio de la OCDE, y el 58% aseguró que sus compañeros cooperan entre ellos frente al 47% que hablar de competición entre los estudiantes.

La gran mayoría de los estudiantes que hicieron las pruebas de PISA aseguraron que sus profesores sienten placer por la docencia y la enseñanza, un 74%, porcentaje similar al de España (72%).

Según la OCDE, en la mayoría de los países "los estudiantes obtuvieron calificaciones más altas en lectura cuando percibieron que su maestro estaba más entusiasmado, especialmente cuando los estudiantes dijeron que sus maestros estaban interesados en el tema".

El informe publicado este martes refleja también la opinión de los directores de los centros educativos. En España, por ejemplo, los directores señalan más escasez de personal y de material que el promedio de la OCDE.