TRAGEDIA EN EL MEDITERRÁNEO

España e Italia se exigen que sea ''el otro'' quien asuma a los migrantes del Open Arms

Mientras el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, instó al barco de la ONG española Open Arms, con 151 inmigrantes a bordo, a poner rumbo a España, la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha insistido en que vaya a Italia.

España - 8/13/2019 Agencias
Imagen de algunas de las personas a bordo del Open Arms. Imagen de algunas de las personas a bordo del Open Arms.
Los gobiernos de España e Italia siguen exigiendose el uno al otro que se han cargo de los migrantes que están a bordo del Open Armas desde hace ya más de doce días en el Mediterráneo en aguas internacionales.

Mientras el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, instó al barco de la ONG española Open Arms, con 151 inmigrantes a bordo, a poner rumbo a España e insistió en que no abrirá los puertos italianos.

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha insistido en reclamar que Italia permita el desembarco de los inmigrantes que permanecen a bordo del buque de la ONG Proactiva Open Arms frente a las costas de Lampedusa.

lentre unos y otros ñLa Comisión Europea (CE) insistió en que no puede hacer más por los inmigrantes a bordo del barco ientras los países de la Unión Europea (UE) no respondan a su llamada a la solidaridad y propongan una solución para el desembarco o reubicación de estas personas.

La situación en el barco cada día se ha ce más compleja.

La ministra española María Jesús Montero, insistió en que la petición es que vaya al puerto más cercano y seguro y que se pueda atender a esas personas", ha señalado Montero en declaraciones a los periodistas en Sevilla, para que, "posteriormente, la Unión Europea (UE) distribuya a las personas en los lugares donde considere conveniente".

En cuanto el papel de liderazgo de España en este reparto, la ministra en funciones ha considerado que "no corresponde" al Gobierno, aunque ha subrayado que sí lo ha hecho cuando ha habido "cualquier barco, con bandera española o no, en el perímetro de España". "En este caso, le corresponde a Italia dar respuesta", ha hecho hincapié.

Así, ha recordado que "la respuesta a la inmigración es colectiva o no es respuesta" porque "ningún país en solitario puede abordar un tema tan importante, grave y con tantas derivadas".

Cuestionada sobre la diferencia entre este caso y el del verano pasado con el buque de salvamento marítimo 'Aquarius' que desembarcó en Valencia, Montero ha señalado que el Gobierno puso, en aquella ocasión, "en el primer plano de la política europea un problema que hasta ese momento estaba siendo negado ocultado".

"España ha sido uno de los impulsores de este debate a nivel europeo, intentando que el nuevo marco financiero atienda estos problemas, haga inversiones en centros de internamiento y en los entornos en los que están de manera transitoria", ha señalado. "En ese momento el papel de España fue crucial para que Europa tomara conciencia de un problema tan grave con dimensiones tan importantes", ha subrayado.

Preguntada sobre la posible petición de asilo a España para acoger a 31 inmigrantes, la ministra en funciones ha recordado que para poder solicitarlo "hay que tener legitimidad jurídica y no se tiene por parte del capitán". "Hay que seguir los procedimientos, en cuestiones de inmigración y asilo la legalidad y los convenios internacionales se tiene que respetar", ha advertido.

Italina no cederá

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, instó este martes al barco de la ONG española Open Arms, con 151 inmigrantes a bordo en el Mediterráneo desde hace 12 días, a poner rumbo a España e insistió en que no abrirá los puertos italianos.

El líder ultraderechista publicó una fotografía en sus redes sociales en la sede del Ministerio y escribió: "Trabajando desde esta mañana para evitar el desembarco de más de 500 inmigrantes a bordo de las naves de dos ONG, una francesa y una española".

Se refería a la embarcación de Open Arms, con 151 inmigrantes, y a la Viking Ocean, fletada por Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranée y que espera puerto con 356 inmigrantes a bordo.

Salvini indicó que, en el caso de los rescatados por las ONG francesas, "Libia ha mostrado su disponibilidad a ofrecer un puerto de desembarco", a pesar de que este país africano, en guerra desde 2011, no es considerado un puerto seguro por numerosos entes internacionales.

En el caso de los inmigrantes de Open Arms, el político italiano ha prohibido su entrada en aguas internacionales y ha instado a que ponga rumbo hacia España, pues considera que este país debe hacerse cargo de los rescatados.

"Os contaré cómo se desarrolla todo, pero yo no me rindo", dijo, después de arremeter contra el "millonario" actor Richard Gere, que ha llevado víveres a la embarcación de la organización española.

Salvini, que ha dinamitado la coalición de Gobierno que mantenía con el antisistema Movimiento Cinco Estrellas desde junio de 2018 para forzar nuevas elecciones, usó la cuestión migratoria para arremeter contra sus oponentes políticos.

"Espero que para mantenerse en el poder el Cinco Estrellas no gobierne con (el ex primer ministro socialdemócrata, Matteo) Renzi, porque volverían los 500.000 desembarcos de inmigrantes que el Partido Demócrata regaló a los italianos en el pasado", atacó.