INFORME ANTE LA OMS

En el 85% de las cárceles españolas no se ha producido ningún caso de covid-19

El confinamiento, desde el primer momento evitó la entrada del virus y también de drogas en prisión por lo que no se ha detectado ningún caso de muerte por sobredosis en ese periodo. consumo.

España - 7/22/2020 EFE
Interior de la prisión de Las Palmas I en Gran Canaria. (INTERNET) Interior de la prisión de Las Palmas I en Gran Canaria. (INTERNET)
En el 85 por ciento de las cárceles españolas no ha habido ningún caso diagnosticado de covid-19 y en las prisiones dependientes de la administración del Estado -todas menos las de Cataluña, ha habido 14 veces menos muertes que en la población general y 8 veces menos de hospitalizaciones. Son datos que se extraen del informe presentado ante la OMS por Instituciones Penitenciarias.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elegido a España para que expusiera sus medidas contra el coronavirus en las prisiones, un plan que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias detalló en un seminario que llevó por título "Prevención y Control de la COVID-19 en prisiones: ¿Qué hemos aprendido?".

Junto a Canadá y Estados Unidos, España dio cuenta, a través de la subdirectora general de Sanidad Penitenciaria, Carmen Martínez-Aznar, de los resultados de las medidas de prevención y control de la pandemia en las cárceles, que han permitido que las tasas de contagios y de muertes hayan estado muy por debajo de las de la población en general.

Y es que como ha explicado a Efe Martínez-Aznar, eso ha sido posible gracias a unas restricciones que se tomaron "de forma muy temprana" y al trabajo de los profesionales de la Institución Penitenciaria.

Tanto es así, que días antes de que en España se detectara el primer caso, Prisiones ya avisaba a los internos de lo que se podía hacer para evitar los contagios.

Y enseguida la Secretaría General se puso manos a la obra y puso en marcha un paquete de medidas que pasaba por la suspensión de todas las comunicaciones, el cierre de las prisiones al personal no penitenciario o la suspensión de permisos y salidas programadas, así como de los traslados no imprescindibles.

Según ha informado Prisiones, cuatro funcionarios de las prisiones de Alicante Cumplimiento, Cuenca, Soria y Teruel, y dos internos de la cárcel de Madrid VII (Estremera) han fallecido por coronavirus.

Mientras, el número de contagios se sitúa en 278 y 85 entre funcionarios e internos, respectivamente.

Esto significa, como explicó en la OMS Martínez-Aznar, que en las prisiones dependientes de la administración del Estado -todas menos las de Cataluña, ha habido 14 veces menos muertes que en la población general y 8 veces menos de hospitalizaciones.

Además, en el 85 por ciento de las cárceles no ha habido ningún caso diagnosticado y ocho de cada diez contagiados han sido localizados en los centros de Madrid.

Son datos de un segundo estudio epidemiológico según el cual la afectación de la COVID-19 entre la población reclusa ha sido 3,5 veces inferior a la de la población en general.

Martínez-Aznar también abordó en su ponencia las consecuencias del confinamiento en la entrada de droga en prisión y recordó que no se ha detectado ningún caso de muerte por sobredosis en ese periodo, si bien reconoció los riesgos de volver al consumo.

Por ello, y bajo el título "Campaña de prevención de sobredosis en las prisiones después del confinamiento en la nueva normalidad", la subdirectora detalló las medidas adoptadas por un grupo de trabajo multidisciplinar en esta materia.

Los internos reciben un breve asesoramiento sobre educación sanitaria por parte del personal de la prisión sanitaria y esto se apoya con la entrega de información en folletos y pegatinas. "Elegimos una estrategia que pudiera conectar con ellos: los videojuegos", indicó.

Además, las pegatinas están pegadas a las bolsas de medicamentos de donde los reclusos recogen sus píldoras para así tener esa información a la vista.

Una campaña que ya se ha puesto en marcha en 84 prisiones y refuerza todos los programas de drogas desarrollados previamente.