FESTIVAL DE CANNES

El silbo gomero suena en Cannes

La presentación de la película rumana "La Gomera" permite escuchar el sonido del lenguaje del silbo en uno de los Festivales más importantes del mundo. La película forma parte de la selección oficial, la más importante del certamen.

Cultura - 5/19/2019 Redacción Televisión Canaria
Tras el rodaje en la isla, el montaje y la post producción la película "La Gomera", conocida también como "The whistlers" en su versión internacional, daba la campanada al ser elegida para formar parte de la selección oficial de Cannes 2019.

El director rumano Corneliu Porumboiu compite con grandes realizadores habituados a pisar el Festival francés, entre ellos, el español Pedro Almodóvar o el británico Ken Loach.

Pero para la isla de La Gomera, el premio es la promoción de este Bien Cultural Inmaterial que ha sonado con toda su fuerza delante de periodistas y asistentes a los pases oficiales.

Una delegación del Cabildo de La Gomera, que ha apoyado la película a través de La Gomera Film Comisión, y formada por Kiko Correa, maestro silbador que enseñó a los actores cómo comunicarse a través del silbo, más Odile Antonio Baez, han podido mostrarnos cómo sonaba el silbo dentro y fuera de la sala de proyección.

Kiko Correa ha podido mostrar su talento minutos antes de la rueda de prensa y también durante el encuentro con las decenas de periodistas que siguen el certamen. "Estuvimos trabajando durante dos semanas antes del rodaje, de cuatro a seis horas diarias, y en la propia grabación, y fue sorprendente su disposición y empeño".

El actor protagonista Vlad Ivanov ha aprendido las bases del Silbo: "Fue un trabajo duro, pero el mejor momento fue cuando rodamos en La Gomera y comprobamos allí cómo la gente local lo utilizaba y nos contestaban".

El director ha confesado que empezó a crear esta historia cuando conoció el Silbo y la isla. "Me quedé sorprendido por esta lengua y creé una historia para el Silbo y para el personaje principal de Cristi. Así empecé a dar forma a esta película".

"La aceptación de la película ha sido increíble y toda la sala acabó fascinada por el Silbo", comenta Odile Antonio Baez, de la delegación del Cabildo de La Gomera.