MEMORIA HISTÓRICA

El otro entierro de Franco

45 años después de la muerte del dictador, quedan algunos municipios canarios donde existen placas, calles o monumentos que glosan su dominio sobre España. Santa Cruz de Tenerife, La Laguna o Las Palmas de Gran Canaria andan todavía erradicando vestigios.

Canarias - 11/20/2020 Antonio José Fernández
De izquierda a derecha y de arriba a abajo, Monumento a Franco en Santa Cruz de Tenerife; calle Jesús Ferrer Jimeno en Las Palmas de Gran Canaria; cementerio de San Juan, en La Laguna; placa de la colonia rural García Escámez en Puerto del Rosario; placa de la calle 18 de julio de Garachico (ya retirada), calles  dedicadas a José Antonio Primo de Rivera en El Tanque y San Juan de La Rambla y nuevo escudo en Los Llanos de Aridane. Fotos Web RTVC. De izquierda a derecha y de arriba a abajo, Monumento a Franco en Santa Cruz de Tenerife; calle Jesús Ferrer Jimeno en Las Palmas de Gran Canaria; cementerio de San Juan, en La Laguna; placa de la colonia rural García Escámez en Puerto del Rosario; placa de la calle 18 de julio de Garachico (ya retirada), calles dedicadas a José Antonio Primo de Rivera en El Tanque y San Juan de La Rambla y nuevo escudo en Los Llanos de Aridane. Fotos Web RTVC.
La Ley de Memoria Histórica tiene ya 13 años de vida, pero a pesar de los claros preceptos que recoge, todavía en 2020 es posible ver cómo en varios municipios de Canarias siguen existiendo calles, monumentos, placas o bustos que ensalzan la trayectoria de Francisco Franco, fallecido un día como hoy de hace ya 45 años.

En 2019, el Ministerio de Justicia se dirigió a los consistorios de Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Puerto del Rosario, Los Llanos de Aridane, Garachico, San Juan de La Rambla y El Tanque para exigirles que pusiera fin a la ilegalidad que supone el glosar una dictadura como la que sufrió España. Algunos han cumplido el 100% con el encargo; otros están en vías de rematar esa orden. Este que sigue es, en el caso de Canarias, un sucinto repaso al panorama actual.

Las Palmas de Gran Canaria

El mayor municipio de Canarias está en fase de cumplimiento de la orden. “La Mesa Técnica de Memoria y Patrimonio Histórico abordó la realización de un informe que sería elevado a una comisión de pleno. Ese informe serviría para proceder a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica”, apuntan fuentes municipales, donde agregan que “el informe está terminado” y ya se está “en el proceso del cambio de nombre de calles”.

En este caso en concreto, el consistorio alega que los trámites burocráticos, donde se incluyen nuevas propuestas de nominación, “se han visto afectados por la pandemia”. “En lo que respecta a las calles pendientes”, agregan, “las afectadas son Mario César, Jesús Ferrer Jimeno, Juan Zaraza Ortiz, Plaza García Escámez y calle José Calvo Sotelo. Esta última ya ha sido sustituida por El Progreso, recuperando así la nominación antigua, si bien sigue pendiente la colocación del rótulo por el Negociado de Padrón de Habitantes”. En principio, al consistorio no le consta la existencia, actualmente, de monumentos en la vía pública que magnifiquen a Franco.

Santa Cruz de Tenerife

El municipio santacrucero es referente a la hora de hablar de vestigios franquistas a la vista. Hasta hace un año, se contabilizaban más de 80 símbolos, según la investigación liderada por Isabel Navarro, catedrática en Historia del Arte y que ha contado con un presupuesto de 60.000 euros y la participación de especialistas.

Nombres de calles, esculturas, monumentos, placas, escudos, lápidas... El catálogo es amplio. Las más conocidas, sin duda, el monumento a Franco, situado en la Avenida de Anaga, y parte del conjunto de la Plaza de España. “Desde hace algunos años se viene trabajando con la base de un informe en la progresiva aplicación de la Ley. De la manera más consensuada posible se han venido realizando cambios en la nomenclatura de espacios públicos y se sigue debatiendo sobre algunos elementos y su futura retirada o resignificación”, señalaban este viernes a esta web desde el consistorio santacrucero. “Una comisión al respecto, formada por técnicos municipales y miembros de la comisión de memoria histórica, es la que va evaluando”. La conclusión que se puede obtener, a falta de la aportación de datos más concretos, es que ya se han erradicado algunos elementos, pero no los más conocidos.

La Laguna

La misma impresión podría obtenerse de La Laguna. En el pasado mandato se cambiaron los nombres de las calles Capitán Brotons, Santiago Cuadrado, Ernesto Ascanio y León Huerta, Leopoldo Calvo Sotelo, Delgado Barreto, José Antonio y Prolongación José Antonio. “Los tres primeros se correspondían con voluntarios del 18 de julio muertos en acciones militares contra la República. Concretamente, en el caso de Cuadrado, hijo del alcalde del mismo nombre, este fue muerto durante el ataque contra el Gobierno Civil de Santa Cruz de Tenerife”, relatan desde la institución local.

“Otro caso es el de Manuel Delgado Barreto, periodista lagunero estrechamente vinculado con la ultraderecha católica española y a los fundadores de Falange, quien en marzo de 1933 fundó el periódico El Fascio, donde tiene como colaboradores, entre otros, a José Antonio Primo de Rivera. Y similar es el caso de la Avenida Calvo Sotelo, dedicada al político ultraderechista español y portavoz de la extrema derecha en el Congreso durante la Segunda República. También”, apostillan, “en el pasado mandato se logró la retirada de la medalla de oro de la ciudad al dictador”.

En este mandato, La Laguna ya ha retirado una placa existente en el Centro de Día de Finca España y está inmersa en el procedimiento para ubicar otra de reconocimiento a los 11 laguneros asesinados del cementerio de San Juan, además de la retirada de los cuadros franquistas ubicados en la sala de preplenos.

Puerto del Rosario

El caso de Puerto del Rosario es llamativo. Pocos días después de recibir el apercibimiento, el entonces alcalde Nicolás Gutiérrez blandió una certificación para demostrar que en el municipio no quedaban ningún tipo de símbolos del régimen, además de demostrar su perplejidad por lo acaecido y recordar que la localidad había sido “pionera” en la retirada de estos elementos.

Este viernes, fuentes del consistorio majorero apuntaban a que, como mucho, tan sólo se estaba pendiente de ejecutar dos trabajos, ambos relacionados con las denominaciones de una vía -Capitán García Escámez- y el de una zona conocida ya popularmente como Las Parcelas, aunque su nombre oficial sea el de Colonia Rural García Escámez.

Antes de todo esto, la ciudad majorera ya había renominado algunas de sus vías más populares con términos más neutros que los nombres de militares próximos al caudillo.

Garachico, San Juan de La Rambla y El Tanque

En Garachico, era el alcalde Heriberto González el que este viernes confirmaba que los tres espacios objeto de polémica -la calle Calvo Sotelo, la calle 18 de julio y la plaza José Antonio Primo de Rivera - ya habrían sido rebautizados antes incluso del escrito ministerial. En todo caso, en aquel momento tan sólo quedaba pendiente ejecutar un cambio de placas.

En San Juan de La Rambla, también al norte de Tenerife, la queja desde Madrid obedeció a la existencia de una avenida bautizada como José Antonio, “pero ya ejecutamos la orden y cambiamos su nombre por el de Avenida de La Libertad, que fue elegido tras un proceso de participación ciudadana y que, curiosamente, fue el que tuvo a comienzos de los años 30”, apuntaba un portavoz municipal. Una actualización también acometida meses atrás.

Por último, este medio no ha podido contactar con Román Martín, alcalde de El Tanque, si bien las informaciones captadas apuntan a que Justicia incluyo al pequeño municipio tinerfeño -de menos de 3.000 habitantes- en la lista por tener una calle a nombre de José Antonio en su nomenclator municipal. “No tenía conocimiento de que existieran símbolos fascistas en el pueblo”, fue lo que allegó a apuntar el regidor cuando le llegó la carta. Eso sí, sin tener del todo claro que la vía estuviese dedicada o no al fundador de la Falange, avanzó que no tendría inconveniente en acatar la Ley y darle otro nombre si fuese necesario.

Los Llanos de Aridane

En La Palma, por último, tan solo un municipio, el de Los Llanos de Aridane, recibió la advertencia. “Cuando llegó la misma tan sólo quedaba pendiente el cambio de una vidriera en el consistorio con el antiguo escudo, que ya se llevó a cabo, además de actuar en cuatro vías con nombres de la época franquista, que pasaron a recibir otro nombre. Tras eso, se conformó una mesa de Memoria Histórica con políticos e historiadores que dieron por concluidos todos los trabajos”, reseñan desde el Ayuntamiento.