El juez imputa a Miguel Carcaño delitos de violación y asesinato

En el auto de juicio oral, el juez que investiga la desaparición y muerte de la joven sevillana se pronuncia sobre los cuatro acusados mayores de edad y mantiene que deben ser enjuiciados por un jurado popular.

España - 4/12/2010
El juez que investiga la desaparición y muerte de la joven sevillana Marta del Castillo, Francisco de Asís Molina, ha dictado hoy un auto de juicio oral contra los cuatro acusados que son mayores de edad y en el que imputa al asesino confeso de Marta, Miguel Carcaño, dos delitos de violación y uno de asesinato. Con este auto, de cincuenta folios que ha sido notificado personalmente a los acusados, el magistrado da por concluida una instrucción del caso. En el informe De Asís Molina mantiene su relato de hechos ocurridos el 24 de enero de 2009 en un piso de Sevilla y su última interpretación de que el cadáver de Marta fue sacado de la vivienda en la madrugada del día siguiente. Además, el auto contiene el relato de hechos justiciables y no entra en la calificación jurídica de los mismos, aunque de su lectura se deduce que el juez imputa a Carcaño un delito de asesinato y dos de violación, uno como autor principal y un segundo como cooperador necesario del otro, cometido presuntamente por su amigo menor de edad, Javier G., conocido como El Cuco, que entonces tenía 15 años y que será procesado en un juzgado de menores.

Los cuatro acusados mayores de edad son Miguel Carcaño, encarcelado en la prisión de la localidad sevillana de Morón de la Frontera, y su hermano mayor, Francisco Javier Delgado; la novia de éste, María García, y Samuel Benítez, estos tres últimos imputados por encubrimiento. Por su parte, la Fiscalía de Sevilla da por buena la versión más dura de las que el asesino confeso ha contado al juez, aquella en la que Carcaño, de 20 años, reconocía haber violado y matado a la chica con la ayuda de El Cuco. Carcaño se retractó luego y negó la violación, pero el fiscal no le cree, por lo que ha solicitado que cumpla una condena de 52 años de cárcel por violación y asesinato.

Pese a ello, el juez mantiene que los hechos deben ser enjuiciados por un jurado popular y ahora deberá remitir el caso a la Oficina del Jurado de la Audiencia Provincial de Sevilla, que deberá fijar la celebración del juicio que podría tener lugar el próximo mes de septiembre en la Audiencia Provincial.