AVANCES EN LA MEDICINA EN GRAN CANARIA

El Hospital Insular, el primero en aplicar placas de carbono en las fracturas de tobillo

Este sistema evita controles a través del escáner, que son más costoso y ofrece más radiación para el paciente, y puede ahorrar de forma potencial de dos a cuatro nuevas cirugías por paciente.

Canarias - 7/29/2020 EFE
Un momento de la presentación de la nueva técnica. Un momento de la presentación de la nueva técnica.
El Hospital Insular de Las Palmas de Gran Canaria ha incorporado una técnica pionera en España y Portugal para las fracturas de alta complejidad en el tobillo que emplea como prótesis placas de carbono, en lugar de metálicas que impiden ver la articulación con claridad.

El especialista del Grupo de Pie y Tobillo del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del hospital, Juan Pedro Rodríguez Álvarez, ha destacado el avance que supone esta técnica en una rueda de prensa, ya que este tipo de fracturas de tobillo tienen el problema de que en su intervención se requiere del uso de rayos X y de otros elemento porque no se puede acceder de forma directa.

Las placas de carbono son “radiotransparentes”, por lo que “los rayos X pasan a través de ellas y, con parte de la fijación hecha, se puede seguir visualizando cómo está la articulación y ver que la reconstrucción es adecuada”, ha explicado el traumatólogo.

Esta técnica se ha utilizado por primera vez en España y Portugal en el Hospital Insular de la capital, donde ya tres pacientes se han sometido a la operación para implantarse estas placas de carbono, el primero el día 10 de julio y el último ayer martes.

Además, la manera de colocar estas piezas es la misma que para el resto de placas de otros materiales, no implica mayor destreza técnica y puede utilizarse por cualquier cirujano que esté entrenado en este tipo de fracturas, por lo que no requiere entrenamiento específico, ha señalado.

Las fracturas de alta complejidad en el tobillo “dan muchos problemas a largo plazo de dolor, rigidez e incapacidades”, además de que son “bastantes frecuentes”, ha destacado Rodríguez.

El especialista ha apuntado que el futuro de dichas fracturas depende de dos factores, de la intensidad del problema inicial y la calidad de la reconstrucción.

Aunque los médicos no pueden actuar sobre el primer factor, sí pueden hacerlo sobre el segundo y ese es el objetivo de esta nueva técnica, ofrecer “la mejor calidad posible”.

Con estas piezas innovadoras se consigue “la misma técnica pero con un material que permite ser más finos y exactos en la reducción de la fractura y en la reconstrucción de la articulación”, ha dicho el doctor del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología.

En cuanto a los beneficios que presentan, estas placas evitan defectos de reducción de la articulación, son fiables porque a través de ellas se puede seguir viendo la articulación y la posición del hueso, además de que es reproducible porque no se altera la técnica básica en la que están entrenados los cirujanos.

Así mismo, esta técnica requiere de menor tiempo quirúrgico que una artroscopia, evita controles a través del escáner, que más costoso y ofrece más radiación para el paciente, puede ahorRar de forma potencial de dos a cuatro nuevas cirugías por paciente.

Rodríguez ha indicado que los primeros implantes con esta técnica se hicieron hace dos años en Norteamérica.