FUERTEVENTURA / ARQUEOLOGÍA

El enterramiento humano de la Cueva de Villaverde pertenece a los siglos XII-XIII

Los restos óseos del "Individuo 1" corresponden a un varón de unos cuarenta años que apareció enterrado junto a un niño de cuatro, situado en una extraña posición sobre la cabeza del adulto.

Canarias - 4/17/2019 EFE
Los recientes estudios arqueológicos realizados en la Cueva de Villaverde han podido documentar un enterramiento humano perteneciente al siglo XII o XIII además de una vivienda del siglo VIII.

La Cueva de Villaverde fue descubierta por unos vecinos de la zona en 1979 y posteriormente se realizaron unos trabajos arqueológicos que sacaron a la luz restos humanos de un adulto y un niño, 30 años después se han reanudado los trabajos en este yacimiento declarado Bien de Interés Cultural.

Los nuevos trabajos arqueológicos han permitido datar, entre el siglo XII y XIII, los restos óseos del "Individuo 1", un varón de unos cuarenta años que apareció enterrado junto a un niño de cuatro, situado en una extraña posición sobre la cabeza del adulto.

Estos estudios los ha llevado a cabo la empresa Arenisca Arqueología, que ha retomado la investigación por encargo de la Dirección General, ha informado el Ayuntamiento de La Oliva en un comunicado.

Según explica la directora del proyecto, la arqueóloga Rosa López, "se han datado por primera vez los huesos del enterramiento, enviando a analizar los restos del varón adulto a un laboratorio de Miami".

Respecto a las estructuras del exterior, serían incluso más antiguas "con las dataciones por carbono 14 de restos de huesos de cabra y cenizas, se ha podido saber que las estructuras más antiguas investigadas en esta fase podrían corresponder a un hogar del siglo VIII".

El equipo de Arenisca ha recuperado miles de fragmentos (300 bolsas de material) que todavía restan por analizar y entre los restos hallados se encuentran conchas, huesos de animales como cabra, oveja e incluso cerdo, algo muy novedoso y llamativo, y también de animales marinos como peces y cetáceos, además de grandes cantidades de cenizas que refrendan una ocupación prolongada.

También han aparecido cerámicas, útiles de manufactura refinada, e incluso elementos decorativos que hablan de una sociedad compleja, indica la nota.

El Ayuntamiento de La Oliva ha acordado cofinanciar junto al Gobierno de Canarias la segunda fase de la investigación, que se desarrollará durante cinco meses a partir de julio de 2019.

"En esta segunda fase, se desarrollarán estudios bioantropológicos de los restos del enterramiento para conocer más sobre el hombre adulto y el niño", ha explicado la directora del proyecto, Rosa López.

Del estudio de los carbones, ha añadido, se podrá "entender más sobre la vegetación, el clima y el paisaje en épocas pasadas", y se buscará "también semillas (estudios carpológicos) para tratar de entender si había cultivos, y si los había, de qué tipo".

"Las referencias más antiguas se encuentran precisamente en la Cueva de Villaverde, donde en la investigación de 1988 se fecharon carbones del siglo III d. c., una datación que se tratará de confirmar analizando también restos óseos", ha explicado la arqueóloga.

A esta segunda fase se suman especialistas en antracología (carbones), carpología (semillas), bioantropologia para el estudio de restos óseos humanos, un especialista en fauna (restos óseos animales), y una colaboradora de la Universidad de Oxford especialista en antropología social.

La reactivación de la investigación ha puesto de relieve la existencia de estructuras que, con toda probabilidad, tienen continuidad en el área aún no excavada del entorno y en el interior de la cueva.

Según la directora del proyecto, no se habla de "una cueva ocupada en un momento determinado, sino que probablemente se esté ante un poblado, y además un poblado de mucha entidad, ocupando durante un largo periodo de tiempo y que puede dar las claves del poblamiento en el norte de Fuerteventura".