El derrumbe previsto

El cero turístico marca el aumento de desempleo en las islas conocido este martes. Nuestra gran industria nos deja un futuro lleno de dudas.

Coronavirus (Covid-19) - 5/5/2020 MIchel Quintana
Michel Quintana/ Redacción Televisión Canaria
Con los cimientos económicos a la vista nos deja el mordisco que da a las islas. Somos la tercera comunidad autónoma en la que más creció el desempleo en el mes de abril. Hemos visto los números, tan desagradables que los convertimos en un gráfico porque así parece que llevamos mejor un parón que todos sabemos donde está.

Llega de nuestra extrema dependencia del turismo. Hemos esperado tanto que del cielo apareciera la riqueza que ahora todo tiembla. Más aún pensado en que nos olvidan los que pensamos nunca lo harían. Son esos mercados turísticos como el alemán al que ahora sus autoridades recomiendan no ir de vacaciones.

Mientras aquí buscamos alternativas como la de ser islas libres de este virus. Ese puede ser un camino para que vuelvan los turistas, llenar de hidroalcohol nuestros hoteles. Pero si no queremos vernos arrastrando cajas de comida por todas las islas en otra posible pandemia, pensemos en cambiar algo más. "En ayudarnos unos a otros" y "buscar alternativas" como nos dijeron algunos empresarios. Esa es una salida: ayudarnos y encontrar otros caminos en la economía y en la formación. Se habla de un nuevo "modelo educativo" aunque esperemos que para ese nuevo plan tengamos un acuerdo político que nunca aparece en nuestras enseñanzas.

Evitemos un "No aguanto más. Me largo". Una frase que podría decir un estudiante cansado pero es lo que están diciendo muchas mujeres atrapadas en este confinamiento con sus agresores. Un 33% más de llamadas de denuncia en el último mes.

No nos lavemos las manos para denunciar estos casos pero si para hacer desaparecer un virus que no puede alterar lo inalterable y que ha dejado a diecisiete recién nacidos en estas semanas en la isla de La Palma.

Ojalá eso niños del futuro bailen al ritmo de los alisios. Es el que ha marcado durante miles de años las dunas de Corralejo. Pensemos porque tenemos tiempo ahora para reflexionar. Reflexionar que millones de años de evolución fueron necesarios para tener el placer de pisar su arena.

Esa es nuestra inmensa fortuna. Apreciarla o no puede ser la gran enseñanza de estos días