FUENTES SE ACOGE AL DERECHO A NO DECLARAR

El administrador de Arbistar queda libre pero con cargos de estafa y blanqueo

En unas declaraciones que realizó hace semanas a Televisión Canaria, el responsable de Arbistar fijó las pérdidas en "unos 10.000 bitcoin" (108 millones de euros, al cambio actual), con unos 32.000 clientes afectados.

Canarias - 10/22/2020 EFE
El Juzgado de Instrucción número 3 de Arona (Tenerife) ha dejado en libertad provisional sin fianza al administrador de la empresa de intermediación con bitcoins Arbistar 2.0, Santiago Fuentes, aunque imputado en lo que describe como una potencial "estafa piramidal", que se traduce en delitos de estafa blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal.

Fuentes, que se ha acogido a su derecho a no declarar, se enfrenta a múltiples denuncias promovidas por inversores que desde este verano no pueden recuperar los ahorros que depositaron en productos de Arbistar, en cantidades que algunas firmas especializadas en criptomonedas elevan incluso a 850 millones de euros.

En unas declaraciones que realizó hace semanas a Televisión Canaria, el responsable de Arbistar rebajó esa cifra a "unos 10.000 bitcoin" (108 millones de euros, al cambio actual), con unos 32.000 clientes afectados por lo que él describía como un "fallo informático" que se comprometía a solucionar de forma pactada.

Sin embargo, Santiago Fuentes ha sido detenido este jueves por el Cuerpo Nacional de Policía y puesto a disposición del juez encargado del caso, que le ha retirado el pasaporte y le ha obligado a comparecer cada 15 días ante los Juzgados de Arona.

En su auto de primeras medidas cautelares, el juez Javier García Ramila reconoce que en este momento resulta "prematuro cifrar la cuantía del posible fraude, dado que se desconoce el número exacto de clientes que contrataron el producto ofertado".

Sin embargo, sí avanza una primera cantidad provisional, a partir de las 21 denuncias presentadas hasta el momento en comisarías de la Policía y cuarteles de la Guardia Civil de Tenerife, La Palma, Málaga, Huelva, Granada Mallorca y Lugo: 333.559 euros.

Arbistar ofrecía a su clientes herramientas informáticas ("bots") que ejecutaban de forma automática órdenes de compra y venta en los mercados de intermediación de criptomonedas, "garantizádoles, de esta forma, una revalorización de sus ahorros de entre un 8 % y un 15 % mensual y con una sola salvedad: que durante un plazo de carencia prudencial de dos meses no podrían llegar a disponer de su dinero", relata el instructor del caso en esta primera resolución

Al mismo tiempo, añade, la empresa permitía a sus clientes "contratar una cuenta de ahorro digital de terceras empresas ajenas a su negocio, 'Coinbase', en la que poder depositar su inversión monetaria e, incluso, utilizar una tarjeta de crédito virtual, 'Arbicredit', diseñada por una de sus filiales, Arbicredit SA, para efectuar pagos on-line en internet".

Arbistar SL, continúa en juez, ofrecía a sus clientes invertir por ellos su dinero "sin correr ningún riesgo", con éxito "asegurado" y sin soportar más coste que este: de los beneficios obtenidos por la revalorización de las criptomonedas, Arbistar se quedaba el 30 %.

"De la información preliminar obrante en autos, se ha podido atestiguar que el citado producto podría ser realmente una estafa piramidal, ya en lugar de ejecutarse la inversión comprometida en los diversos mercados virtuales y retribuir a los antiguos clientes las ganancias obtenidas, realmente se lograba recompensarlos únicamente mediante la captación de fondos adicionales provenientes de nuevos clientes", explica el instructor.

De hecho, subraya que no solo "no consta" que Arbistar invirtiera el dinero de sus clientes en los mercados de criptomonedas, sino que desde agosto les impide retirar sus fondos "bajo un el pretexto de un problema de liquidez".

El auto detalla además dos operaciones que, a su juicio, tienen indicios de blanqueo de capitales: una transferencia de 1,2 millones de euros proveniente de una empresa sin actividad alguna, Venus Capital Trade SL, a la que se pudo emplear como "sociedad pantalla" para desviar los fondos depositados por los clientes, y la compra por ese mismo valor de otra sociedad, Inversiones Chanajiga SL, propietaria de activos inmobiliarios valorados en 300.000 euros.

El juez aprecia en esas dos operaciones consecutivas el pago de un "sobreprecio que podría responder a una operación del lavado de dinero obtenido subrepticiamente a través de sus clientes".

El instructor observa cierto "riesgo latente" de que el investigado huya de la Justicia, porque se enfrenta a cargos penados con hasta 16 años de cárcel (seis por estafa, seis por blanqueo y cuatro por integración en grupo criminal), pero considera que está "atenuado" por su "arraigo" familiar y laboral en Tenerife.

Pero, sobre todo, subraya, no cabe imponerle ninguna medida cautelar más restrictiva (como la prisión preventiva condicional o la eludible bajo fianza), porque el Ministerio Fiscal no la ha solicitado (solo requirió la retirada de pasaporte y las comparecencias periódicas ante el juzgado).

El juez deja abierta la puerta a que en el futuro se dicten "medidas más gravosas" contra Santiago Fuentes, porque el caso tiene "visos de ser una estafa piramidal" y ahora necesita "escrutar un sinfín de documentos y aparatos electrónicos" y seguir con los bancos el rastro del dinero de los clientes presuntamente desviado.

El pasado 5 de octubre, cuando el caso ya había saltado a los medios de comunicación, la Comisión Nacional de Mercado de Valores emitió una advertencia sobre Arbistar, en la que aclaraba que esa compañía "no está autorizada" a prestar servicios de inversión ni de asesoramiento de inversión, incluyendo las realizadas con divisas.