CRISIS DE LA MIGRACIÓN

Defensa instala 23 tiendas para acoger a migrantes en Las Palmas de Gran Canaria

Varias instalaciones militares abandonadas en Tenerife, Fuerteventura y Gran Canaria acogerán a personas que llegan en pateras a las islas.

Canarias - 11/12/2020 Redacción Televisión Canaria
La Brigada 'Canarias' XVI del Ejército de Tierra ha instalado ya un campamento de 800 plazas con 23 tiendas en el antiguo polvorín de 'Barranco Seco', en Las Palmas de Gran Canaria, según informa el propio ejército en su twitter.

Las instalaciones abandonadas hace ya varios años han sido cedidas al ministerio del Interior para acoger a los centenares de personas que ahora se agolpan en el muelle de Arguineguín.

La instalación de tiendas de campaña ha sido la opción utilizada por el Estado para acoger a los migrantes que llegan a la isla, ante la situación de abandono y deterioro de los antiguos edificios militares y que ya han sido asaltados en varias ocasiones

El Ministerio de Defensa decidió a finales del pasado mes, y después de reiteradas negativas a pesar de las múltiples peticiones desde la administración autonómica, ceder tres espacios, todos ellos abandonados hace ya muchos años, en Canarias para acoger a las personas que llegan en pateras a las islas: el cuartel de Las Canteras, en La Laguna (Tenerife); unas instalaciones en Barranco Seco, en Las Palmas de Gran Canaria; y El Matorral, en Puerto del Rosario (Fuerteventura) y que necesitan obras de adaptación.

El cuartel de El Matorral ya fue un Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) en la crisis de los cayucos de hace quince años, pero quedó sin uso como tal en 2012 y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, lo cerró en 2018, justo antes de reactivarse la Ruta Canaria, tras cuestionar los gastos que se habían dedicado a esa instalación durante años enteros que estuvo vacío.

El Ministerio de Migraciones y el Gobierno de Canarias han anunciado reiteradamente su deseo de poder contar con El Matorral de nuevo, pero no como centro de retención, sino de acogida.

Con esta medida provisional se pretende aliviar la situación del muelle de Arguineguín, donde las personas acogidas bajo tiendas de campaña han bajado de 1.400 a poco más de 600.

Ese campamento se montó con vocación de temporal el 20 de agosto y, desde entonces, se ha convertido en pieza imprescindible de la operativa en esta crisis, ya que los inmigrantes son allí filiados por la Policía según bajan del barco de Salvamento, se someten a las pruebas de coronavirus y esperan a que se les asigne un recurso de acogida (a veces durante varios días).

Aunque todo el mundo reconoce los esfuerzos que hace la Cruz Roja por tratar allí con dignidad a quienes llegan en patera, su nivel de hacinamiento ha llevado a que el propio ministro Escrivá, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres; o el juez de control del CIE de Gran Canaria, Arcadio Díaz Tejera, hayan admitido (y en el último caso denunciado públicamente) que el muelle de Arguineguín no reúne las condiciones mínimas para ofrecer los servicios que se han concentrado bajo sus carpas.