TRIBUNALES

Culpable de homicidio imprudente el hombre acusado de matar a su hermano con una catana

El veredicto declara probado que el procesado mató a su hermano y también que lo hizo con las facultades de control mermadas, tras haber consumido alcohol, cannabis y cocaína.

Canarias - 10/24/2019 EFE
El Jurado que ha juzgado del caso del vecino de Arguineguín (Gran Canaria) que mató a su hermano con una catana en junio de 2017 ha fallado que no tenía la intención de acabar con la vida de su familiar, por lo que será castigado por homicidio imprudente a un máximo de 4 años de cárcel.

El veredicto declara probado que José Antonio G.V mató a su hermano Jorge Luis y también que lo hizo con las facultades de control mermadas, tras haber consumido alcohol, cannabis y cocaína.

En vista de este dictamen del Jurado, la Fiscalía ha reducido su petición de prisión a una propuesta de entre uno y cuatro años, lo mismo que pide ahora la acusación particular, mientras la defensa sugiere una pena de seis meses por entender probado el atenuante de la confesión y embriaguez.

El tribunal popular considera acreditado que José Antonio G.V. atentó contra su hermano, Jorge Luis, con un arma blanca tipo espada, que sacó por el hueco de la puerta por la que se comunicaban ambos tras horas de insultos mutuos.

La espada penetró en el cuerpo de la víctima desde la axila izquierda y le causó la muerte de forma inmediata por desangramiento al alcanzarle el pulmón izquierdo y el hilio del pulmón derecho.

Sin embargo, los jurados han aceptado que el acusado la blandió con el propósito de ahuyentar a su hermano, no de matarlo.

No ha quedado probado, en cambio, el atenuante de "miedo insuperable" que demandaba la defensa para su cliente, ya que como ha valorado el jurado las amenazas fueron mutuas y el acusado no pidió auxilio a los cuerpos de seguridad previamente.

El Jurado ha valorado que las heridas que ocasionó el acusado a la víctima no tuvieron carácter premeditado ni intencionado y que hubo arrepentimiento por parte del procesado, que confesó lo que había hecho a las fuerzas de seguridad.

La defensa ha aceptado la indemnización para las hijas de la víctima, con 20.000 euros para una de ellas, menor de 30 años, y de 50.000 euros para la mayor de 30 años y sin dependencia económica.

La abogada de la defensa, se ha declarado muy "contenta", al igual que las hermanas de acusado. La letrada se ha confesado "satisfecha" de haber conseguido que el Jurado haya examinado "con confianza" el testimonio del acusado, del que está "absolutamente convencida".

José Antonio G.V. "es culpable, pero de un homicidio imprudente", ha asegurado. La defensa queda pendiente de las condenas que dicte el juez en la sentencia, pero entiende que con los atenuantes incluidos en el veredicto la pena debería ser de seis meses.

Como ha señalado, el acusado ya ha cumplido en régimen de prisión preventiva 2 años y 3 meses, por lo que "podría acceder a un tercer grado" y "tiene un buen comportamiento" en prisión, como "una persona tranquila".

Confía a su vez que "la sentencia llegue pronto" y espera que su defendido pueda estar "estas Navidades en casa con su familia".