JUICIO DEL "PROCÉS"

Cuixart: "El Estado de derecho no está por encima de la democracia"

El presidente de Ómnium Cultural también dijo que el 20 de septiembre no hubo violencia en la manifestación frente a la Consellería de Economía de la Generalitat.

España - 26/02/2019 EFE
Jordi Cuixart durante su declaración (imagen EFE) Jordi Cuixart durante su declaración (imagen EFE)
El presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, ha defendido que "el Estado de derecho no está por encima de la democracia", justo lo contrario que lo que -según Cuixart- manifestó el pasado día 20 Felipe VI cuando aseguró que "no es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del Derecho".

Cuixart, acusado de un delito de rebelión por el que la Fiscalía pide 17 años de prisión y que lleva en prisión provisional desde el 16 de octubre de 2017, se ha referido así en la séptima sesión del juicio del "procés" que se celebra en el Tribunal Supremo.

El fiscal Jaime Moreno le ha preguntado en su interrogatorio por un tuit que lanzó a las 8.28 horas del 20 de septiembre de 2017 cuando, al poco de conocerse los registros en la diversas consellerías y oficinas de la Generalitat, dijo que el Estado "llegará hasta donde le dejemos".

"Si yo escribo aquí esto es que tengo conocimiento de que el dictador se murió en la cama", ha señalado, pero que la democracia la consiguió la sociedad española, se ganó con las movilizaciones y las manifestaciones y "nadie esta cuestionando en Cataluña que vivir en democracia está en manos de la ciudadanía".

Y ha aseverado: "el Estado de derecho no está por encima de la democracia, porque el franquismo también era un Estado de derecho".

Felipe VI aseguró el pasado miércoles que "no es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del Derecho, pues, sin el respeto a las leyes, no existe ni convivencia ni democracia, sino inseguridad, arbitrariedad y, en definitiva, quiebra de los principios morales y cívicos de la sociedad".

Las palabras del rey coincidieron con las primeras sesiones del juicio contra los dirigentes independentistas catalanes, pero en ningún momento hizo mención alguna a este asunto.

No hubo violencia el 20 de septiembre

Cuixart ha subrayado este martes en el juicio del "procés" que la manifestación del 20 de septiembre de 2017 frente a la Consellería de Economía de la Generalitat fue espontánea, y ha añadido que "en ningún caso" el comportamiento fue violento.

"No hubo violencia", ha recalcado el dirigente independentista para quien el fiscal pide 17 años de prisión por un delito de rebelión y quien ha denunciado que fueron los "poderes del Estado" los que "asaltaron" y "asediaron" instituciones, la sede de un partido político (la CUP) y procedieron al cierre sistemático de páginas web.

A su juicio, la única violencia que se ejerció durante esos días fue la que utilizaron la Policía y la Guardia Civil el 1-O. Y los responsables -ha añadido- "no fueron los ejecutores, que también, sino los mandos operativos" que dieron las órdenes.

Cuixart ha admitido escenarios de "cierta tensión" en otras concentraciones distintas a las de la Conselleria de Economía, dado que se estaban produciendo "hechos muy graves", pero no hubo "ningún tipo de violencia", y ha asegurado que el comportamiento del 99,9 % de la sociedad catalana que se movilizó lo hizo en ejercicio de derechos fundamentales.

El acusado ha añadido que eso no solo lo dice él, sino que también lo hacían todos los medios de comunicación al día siguiente. "El concepto de violencia que interesadamente alguien ha intentado poner encima de la mesa no existe", ha recalcado.

"Sigo negando que desde la sociedad civil se ejerciera ningún tipo de violencia", ha recalcado Cuixart.

Y todo ello pese a que "había una voluntad provocativa por parte de los poderes del Estado para intentar que se reaccionara violentamente".

En ese sentido, ha recordado que tras el 20S tanto Jordi Sànchez (entonces presidente de la ANC) como él eran "dos perfectos desconocidos para la sociedad española", y nadie los mencionó ni se buscaba su nombre en Internet. Más allá de tener cierta "autoridad moral" en el sector catalanista, ha dicho: "No pintábamos nada".

Fue a partir del 16 de octubre, cuando la jueza Carmen Lamela los envió a prisión, cuando empezaron "las búsquedas" (en Internet) y se convirtieron en "un referente" más allá del independentismo. "Contra mi voluntad", ha recalcado.